Vuelven a encontrarse el Granca y el UCAM Murcia tras la guerra abierta que mantuvieron ambos clubes la pasada temporada a raíz de un codazo que propinó Sadiel Rojas a AJ Slaughter cuando el escolta claretiano se encontraba en el suelo. Ahora, un curso después los dos conjuntos se ven las caras (19.45 horas, Movistar Deportes 2) en un pabellón que presentará un ambiente caldeado para recibir al equipo claretiano y mostrar su defensa al capitán local.

Todavía permanece en la atmósfera del conjunto universitario el cruce de declaraciones que se vertieron representantes de ambos conjuntos la pasada campaña. El primero que alzó la voz fue Willy Villar desde su cuenta de Twitter una vez AJ estaba convaleciente al haber sufrido la agresión de Rojas. «Nadie se avergüenza, todo el mundo mira para el otro lado, qué asco y pasará una desgracia y habrá responsables», publicó en su red.

Una chispa viral que alimentó el propio Slaughter al publicar una imagen de la agresión adjunto del mensaje: «Después de ver la repetición y conociendo la reputación de este jugador me cabrea muchísimo que esto no fuera expulsión». «Espero que lo revisen y tomen las acciones necesarias porque no hay cabida para jugadores y entrenadores que piensen que esto está bien».

Tras determinar que el escolta sufría problemas cervicales como consecuencia del codazo en el rostro –AJ portaba una máscara protectora por otro golpe anterior–, el Granca pasó a la acción y denunció a Sadiel Rojas al Juez Único de Competición de la Liga ACB por su «comportamiento violento y antideportivo».

Entonces fue el UCAM quien se pronunció para defender a su capitán y a la vez atacar a Villar por «ncitación al odio contra Sadiel Rojas» mientras adjuntaba una imagen en la que los dos jugadores se abrazaron a la conclusión del encuentro. Queriendo decir así que el codazo fue totalmente «involuntario» y se había «producido un linchamiento verbal» contra el caribeño.

Si bien Fisac intentó rebajar los ánimos el año pasado anteponiendo «el amor» de Sadiel por su equipo, también dejó claro que «pierde absolutamente todo en valores usando acciones que son agresiones desproporcionadas» y remarcar que «por qué le da un codazo ya estando en el suelo? Alguien debería decirle a Sadiel que deje este tipo de acciones».

Ya entonces fue Sito Alonso el que salió al paso por último y expresó que para él fue «una acción totalmente fortuita» y que «la segunda antideportiva nadie la protestó». ¿El peaje para Rojas entonces? Dos partidos de sanción que cumplió al inicio de este curso.

Tarde de reencuentros

Además de reencontrarse AJ y Rojas, en las filas pimentoneras también hay dos caras conocidas para el aficionado claretiano, las de Artem Pustovyi e Ilimane Diop. Ambos jugadores interiores pertenecieron la pasada temporada al Granca, y si el ucraniano comenzó como un cohete y finalmente terminó desdibujada la temporada, caso aparte fue el de Ily, a quien se intetó forzar a jugar de ala-pívot y para nada salió bien el invento de Fisac con el internacional español y apenas tuvo relevancia en toda la campaña.