Previa Dreamland Gran Canaria-Casademont Zaragoza: La ACB para acallar las críticas

El Granca recibe mañana al equipo de Porfi Fisac tras el varapalo sufrido ante el Besiktas (19.45 horas, ‘Movistar Deportes’)

Jaka Lakovic aboga por pasar página y asegurar el Playoff

Jaka Lakovic da instrucciones a sus hombres desde el banquillo en la visita del Granca al Zaragoza, el pasado mes de noviembre

Jaka Lakovic da instrucciones a sus hombres desde el banquillo en la visita del Granca al Zaragoza, el pasado mes de noviembre / Esther Casas

Santiago Icígar

Santiago Icígar

El Dreamland Gran Canaria recibe mañana al Casademont Zaragoza (19.45 horas, Movistar Deportes) tras el aluvión de críticas recibidas por sucumbir en el Arena en octavos de la Eurocup ante el Besiktas y quedarse fuera de la defensa de su cetro continental a las primeras de cambio. La sólida marcha de los claretianos en la ACB, donde marchan cuartos, hace que sea la competición doméstica el marco más apropiado para cosneguir un triunfo ante los maños que sirva como bálsamo para reparar una herida que ha dejado tocada a toda la familia amarilla, incluidos los jugadores y a su técnico Jaka Lakovic. «No estoy al tanto de lo que ha podido decir la prensa o las redes sociales, pero tenemos que aceptar la crítica, cada uno lo tiene que llevar de la forma que considere más oportuno, pero nuestra autocrítica es la que es más importante y la que pesa más», manifestaba el técnico esloveno.

Eliminado de Europa, el Granca se centra ya en su único objetivo, la Liga Endesa, certificando matemáticamente su presencia en las eliminatorias por el título. Aunque los amarillos marchan cuartos en la tabla, «llevamos varias semanas avisando que va a ser el Playoff más caro de los últimos años en la ACB, por eso debemos centrarnos en clasificarnos primero antes de pensar en conseguir la cuarta plaza», según Lakovic.

Un rival herido

Si las aguas bajan revueltas por la Isla, no son mucho más claras en la capital maña. El Casademont Zaragoza llega a la cita de mañana tras sufrir serios correctivos en sus dos últimos partidos oficiales. Perdió en la ida de cuartos de final de la FIBA Europe Cup ante los alemanes del Niners Chemnitz (64-98) y en su visita al Palau blaugrana ante el Barça (109-68).

A pesar de sendos tropiezos de los zaragozanos, Lakovic recordó en la víspera del choque que deben respetar al Zaragoza: «Tenían algunos problemas con las lesiones, pero es un equipo que por lo general le gusta correr, jugar en transición y debemos de intentar defender durante los primeros segundos, defender en el poste bajo a Sulejmanovic y a Watt, además de estar atentos a su juego indirecto con McFadden o Santi Yusta».

Porfi Fisac, técnico de los maños, no podrá contar con los lesionados Mark Smith y Yoanki Mencía, pero ante la necesidad de efectivos existe la opción de inscribir a última hora al recién fichado Finn Delany. El ala-pívot neozelandés puede actuar de alero; disputó la Summer League de la NBA en 2019 en las filas de los Dallas Mavericks, y cuenta con experiencia en Europa en el Bonn alemán.

Por su parte, el Granca viene de derrotar en su último compromiso liguero a un Baskonia en crisis, pero que no deja de ser uno de los tres equipos españoles con licencia A en la Euroliga. Jaka Lakovic tiene disponibles a todos sus efectivos, por lo que el esloveno se ve obligado a realizar dos descartes. Tienen todas las papeletas, una semana más, Rubén López de la Torre y el desconocido para la parroquia amarilla Amar Gegic. El técnico esloveno reconoció que ficharon al bosnio «para que nos ayudase en el control de cargas, pero hubo cambio de planes: «En la Eurocup tuvimos derrotas inesperadas y luego hemos tenido que pelear por las dos primeras plazas. Como él todavía estaba entrando en dinámica no hemos tenido la oportunidad de darle minutos; en la ACB es diferente por el tema de los cupos, y con la subida de nivel de Landesberg sale más perjudicado».

El retorno ‘menos’ esperado

Porfirio Fisac, entrenador del Zaragoza, regresa a la Isla por primera vez desde que terminó su vínculo contractual con un Granca en el que nunca terminó de encajar, en gran parte por su carácter y su forma de gestionar el vestuario. Por todo ello, no tuvo una relación cordial con la prensa, la afición y con muchos de los componentes de la plantilla, y algunos directivos incluso. Episodios como el protagonizado con Javier Beirán, al que le retiró la capitanía y le mantuvo apartado del equipo sin una explicación por parte del técnico segoviano, o sus continuas salidas de tono en la sala de prensa, le convirtieron en un rara avis que nunca entendió a la hinchada amarilla a pesar de su eterno mensaje populista con el que pretendía enseñar a los grancanarios lo que era sentirse de esta tierra. Su llegada tardía al banquillo zaragozano el curso pasado retrasó el retorno menos deseado por la parroquia claretiana. Hay que ver con que talante recibe a su ex mañana. Se mide en el duelo de banquillos al que fue su sustituto, un Jaka Lakovic que a pesar de los últimos resultados del equipo, goza del cariño que nunca tuvo Fisac.

Suscríbete para seguir leyendo