Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El misterioso cofre dorado del Mioceno

Los huevos de ratite

Primer plano de uno de los huevos de ratite encontrados en Famara, Lanzarote.

Primer plano de uno de los huevos de ratite encontrados en Famara, Lanzarote. Sánchez Marco

El pasado ha tocado en nuestra puerta, en el presente. Y al abrir hemos encontrado una serie de enigmáticos cofres dorados que encierran todo tipo de interrogantes. Ahí están, planteando dudas. Son los huevos de ratite. Y también los fragmentos óseos de tortugas y serpientes encontrados en el Macizo de Famara. "El pasado nunca muere. Ni siquiera es pasado", dijo una vez el escritor William Faulkner.

Las primeras estimaciones señalan que estos vestigios pertenecientes a un tipo de avestruz tendrían entre 5,5 y seis millones de años de antigüedad, algo que los situaría en el Mioceno Superior, aunque la datación es todavía provisional. "Vamos a revisarlo", comenta el director de los trabajos de investigación, el paleontólogo Antonio Sánchez Marco. "Nuestra intención es publicar las conclusiones este mismo año en revistas científicas de referencia", adelanta a Con Estilo. "Lo que ya se puede decir", certifica, "es que Canarias nunca ha estado unida al continente africano, porque así lo determinan los geólogos que han estudiado el asunto".

En cuanto a las características que tuvieron aquellas avestruces antediluvianas, Sánchez Marco considera que "probablemente no poseían un plumaje como las actuales", aunque los huevos encontrados "sí entran dentro del mismo rango". También matiza que "hasta que se encuentren huevos será difícil identificar la especie exacta a la que pertenecen". Hubo quien los emparentó con las aves elefante de Madagascar, una tesis ya descartada. El cofre sigue sin desvelar del todo sus secretos. De momento...

Compartir el artículo

stats