Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El libro de la obsesión

El guionista y director Félix Sabroso vuelca ´En la piscina vacía´ un cáustico retrato de nuestra sociedad

Félix Sabroso.

Félix Sabroso. Jau Fornes

La semilla se filtró en su interior, echó raíces y se ramificó como una hiedra que cubrió todos sus segundos, sus minutos y sus horas hasta que al fin logró convertirla en papel. El guionista y director de cine Félix Sabroso vuelca En la piscina vacía, su primera incursión en el bosque de la literatura, una visión cáustica de la sociedad actual a través del protagonista, Víctor, un escritor de best sellers "verborreico y egocéntrico". El resultado final es el esbozo de "un tiempo que se desmorona ante nosotros y que por miedo al cambio nos dedicamos a apuntalar con mentiras evidentes".

"Creo que el germen de esta novela me ha acompañado muchos años. Me refiero a su fondo temático: la mirada de un escritor sobre la naturaleza creativa, el éxito y la experiencia humana como nutriente natural de la obra en un entorno descreído y decadente", apunta el autor. "La historia se convirtió en mi obsesión", confiesa. "El punto de vista de Víctor, mi protagonista, es neurótico, hiperbólico y hasta apocalíptico porque se me hizo necesario no medir su intensidad a la hora de elucubrar porque pretendo que la novela proponga un revulsivo a una época donde los modos de ejecución y la convención de la forma se imponen a los contenidos", afirma.

Sabroso ha construido una piscina, la ha dejado sin agua y a cambio nos hace nadar entre páginas mojadas por la culpabilidad, el miedo a la muerte, la negación de la herencia familiar o la soledad, demostrando que también es posible sumergirse e incluso ahogarse dentro un estanque vacío.

Compartir el artículo

stats