Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ahora somos más refinados"

Cayetano Martínez de Irujo destaca en su visita a Fran Canaria para inaugurar la tienda Piel de Toro el paulatino acercamiento de España al histórico buen gusto francés

Cayetano junto a Margarita Henríquez (a la derecha), gerente de la tienda de Piel de Toro en Las Palmas de Gran Canaria y Zuleika Godoy, dependienta. José Carlos Guerra

Cayetano Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, quinto hijo de la duquesa de Alba, asegura haber sido testigo de una desaparición. Se trata de la difuminación paulatina hasta su práctica extinción de la frontera mental entre España y Francia, cuando los sueños sólo eran posibles al norte de los Pirineos. "Yo viví siete años en Francia, de donde me volví del todo en 2002 cuando nacieron mis hijos, y en aquel momento notaba una diferencia enorme con el saber vivir y la exquisitez francesa y la española. Había un cambio muy grande al cruzar la frontera. Y hoy, en cambio, eso se ha estrechado. Hemos evolucionado enormemente el refinamiento de nuestros gustos en estos aspectos y me imagino que en todo", asegura.

Podría hablarse de un gran salto, como los que ha dado un hombre que ha sido jinete olímpico. Y los sigue dando, y no sólo junto a la yegua con la que ha retomado recientemente su pasión por la hípica. Cayetano forma parte del consejo de administración y del consejo asesor de desarrollo de la marca de Piel de Toro, firma sevillana propiedad de la familia Rodríguez Burgas de Brioudehace, que cuenta ya con 37 puntos de venta alrededor del mundo.

"La tienda de Las Palmas de Gran Canaria proyecta que puede competir con cualquiera en cualquier punto del mundo, como pudo ser en su día Polo Ralph Lauren", de la que fue imagen en su juventud. Ahora compagina este trabajo de asesor de Piel de Toro con otros proyectos, como el impulso a los productos gourmet de la Casa de Alba. "La moda y la gastronomía son dos factores básicos en la vida de una persona", destaca.

El conde de Salvatierra le tiene un aprecio especial a las islas. "Siempre me ha gustado venir a Canarias. En Gran Canaria organicé un certamen hípico de primerísimo nivel. Siempre me lo ha pasado bien y he sentido mucho cariño". Pidió que no se le hicieran demasiadas fotos, aunque asume que, con sus apellidos, los flashes le persiguen. n

Compartir el artículo

stats