Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gravamen del sol

En las últimas semanas ha vuelto a resurgir en el Parlamento de Canarias la propuesta de aplicar la tasa turística que desde hace tiempo se aplica en muchos de los países emisores de nuestros turistas, como Alemania, Francia, Italia, Países Bajos e incluso Estados Unidos. No existe una directriz comunitaria o un gravamen similar en cada destino. Algunos gravan según el tipo de habitación, la categoría de hotel o incluso por noches de estancia. Otros destinos similares al nuestro, como Punta Cana, Riviera Maya, Tailandia y Marruecos lo hacen a través del traslado aéreo. Esta propuesta nos daría la oportunidad de mejorar nuestras infraestructuras, mantendría nuestro patrimonio cultural o incluso nuestro patrimonio natural del Parque Rural del Nublo, por citar uno de los más importantes espacios naturales de Gran Canaria. Nuestro turista sabe que su estancia produce un deterioro del ecosistema y de las infraestructuras. No debemos escandalizarnos por esta práctica común que se realiza en muchos destinos y que es necesaria para el mantenimiento y conservación de espacios de gran atractivo. Lo que nos preocupa a muchos, si este peaje llegara aplicarse, es si existirá un diferencial entre lo recaudado y lo invertido. ¿Serán los cabildos los encargados de la reinversión? ¿Nos inventaríamos un nuevo ente fiscalizador con tonos azules y blancos? ¿Chocaríamos con la TTOO porque no se lleva nada del pastel? De lo que estoy seguro es de que este impuesto genera desconfianza. ¿No será por la deficiente gestión a la que nos tienen acostumbrados muchos de nuestros dirigentes?

Compartir el artículo

stats