Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aventura americana de Saulo

El acróbata grancanario ultima con el Circo del Sol su gira más ambiciosa, que durante un año y medio le llevará por todo el continente americano con la prestigiosa compañía

El acróbata grancanario Saulo Sarmiento se prepara para emprender su mayor aventura con el continente americano como escenario. El único artista canario del Circo del Sol ultima una gira que le llevará durante todo el año próximo y parte del siguiente a recorrer desde Chile a Estados Unidos en un proyecto descomunal a las órdenes del director y productor del MDNA tour de Madonna o las últimas giras de Cirque Du Soleil. "Nos tratan muy bien a todos los artistas; nos cuidan, nos hacen la vida fácil? Sé que será un año y medio muy lejos de Canarias pero hay cosas a las que no se puede decir que no", reconoce Sarmiento. "Empezaremos en Argentina en enero y haremos paradas por Chile, Perú, Colombia, Mexico, USA? Se añadirán seguro más países pero lo mejor es que estamos como mínimo un mes en cada ciudad, por lo que tendré tiempo de conocer un poco los lugares a donde voy".

Recién llegado de Montreal, en Canadá, de la sede del Circo del Sol, "de firmar contratos y participar en varias reuniones con ellos", el acróbata Saulo Sarmiento reconoce que "es difícil hablar objetivamente" de la productora internacional más popular del mundo. "Todo empezó para mí cuando vi un DVD de un conocido show suyo, con 13 años. Ahí decidí que quería ser acróbata aunque mi familia sabe que desde mucho antes ya estaba predestinado -no paraba quieto y siempre estaba intentando hacer acrobacias con mi prima-", confiesa este deportista que ronda los 30 años. "Al principio nadie se lo tomo en serio, salvo mi entrenador, José, que confió en mí desde el principio y sabía que podría llegar". Y tanto que llegó: en 2013 logra el Premio del Circo del Sol en París a un número de pole dance creado por Saulo y con él llega su primer contrato. "Tardé días en recuperarme de aquella experiencia", cuenta antes de confesar que su madre "vino a ver aquel show y todavía hoy me pide que le ponga el vídeo".

Otro vídeo suyo está más a mano de su madre gracias a los 14 millones de visualizaciones que acumula sólo uno de sus vídeos en la edición británica de Got Talent, donde el grancanario recibió otro impulso a su ya de por sí exitosa carrera y que causó estupefacción al no presentarse a la final. "Sinceramente", cuenta, "no es del todo para mí. No sólo el Got Talent, sino la tele en general. No es un mundo al que pertenezco, no me siento cómodo ni creo que se tengan en cuenta los valores en los que yo creo pero tiene puntos a favor: Got Talent es una emisión muy conocida en el Reino Unido, y esto ha hecho que mi audición en el concurso se haya hecho viral y una pequeña parte de mi trabajo sea vista en todo el planeta". Reconoce que "esto me ha abierto muchísimas puertas, algunas interesantes, otras no tanto, pero claro que la exposición que la televisión tiene para un artista es genial siempre que se haga un buen uso de la imagen del artista". Sobre su ausencia en la final del concurso revela que "fue por una lesión que me tuvo sin trabajar tres meses", admite antes de anunciar: "Pronto me verán en otros Got Talents de otros países".

Los mensajes que le llegan a diario por redes sociales desde todo el mundo dan fe de que éste es su gran momento y que los espectadores admiran su trabajo y se asombran ante su destreza. "Me mandan mensajes pero también lo percibes por el aplauso del público o porque te esperen a que salgas de los teatros o los estudios de televisión para pedirte una foto. Son detalles increíbles, e intento no dejar de apreciarlos porque realmente trabajo para el público; esa es la función principal de mi profesión: hacer sentir al público un sentimiento. Hacerles olvidar todos los problemas y captar su atención. Es muy importante no olvidar esto. Hay gente que llega a sorprenderte, gente que te hace regalos o que vienen a verte desde muy lejos, con la palabra inspiración en la mente. A nivel artístico tengo que ser inteligente y saber adaptarme a cada público. No es lo mismo un público en China que en Noruega, España o en USA. Hay que jugar con ellos dependiendo de muchos factores", analiza el acróbata del Circo del Sol.

Volviendo a la gira, el hecho de faltar tanto tiempo de su casa le lleva a plantearse que "habrá que ir reduciendo la cantidad de trabajo y ser aún más selectivo con los contratos. Ahora toca afrontar esta etapa de la que sin duda aprenderé mucho, pero no será fácil. Por ejemplo el huso horario en América es mínimo de 5 horas menos con Canarias, lo que dificulta mucho la comunicación con la familia y amigos. He reflexionado sobre esta oportunidad de hacer toda América, valorando si realmente merece la pena pasar tanto tiempo fuera. Cerca ya de los 30, tengo otras prioridades en mente, y eso afecta a mi persona y a mi trabajo. Honestamente", asegura, "creo que este será uno de mis últimos contratos de larga duración, si no el último". Porque fuera de los escenarios hay Saulo Sarmiento para rato. "Tengo muchas ideas, como aprovechar que he formado a dos chicos para hacer mi número de pole dance y ceder los derechos para gestionar a estos artistas y enviarlos a diferentes producciones en mi lugar. Eso", dice, "me permite tener mucha más flexibilidad a la hora de elegir contratos y no tener que posponer todo".

Otra faceta que le llama cada vez con más insistencia es "la formación". "Aprovecho la popularidad que tengo dentro del mundo del pole dance -ganó la competición mundial más importante de esta disciplina en 2012- para enseñar en cualquier ciudad del mundo donde esté. Por lo tanto dedico un 20% de mi tiempo a la formación, y creo que este porcentaje irá aumentando. No es nada cercano pero tengo la idea de abrir escuela en Canarias", concluye.

Compartir el artículo

stats