Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clase política

Clase política

Clase política

Hace algunos meses escribí un artículo sobre las sinergias que se estaban realizando entre las consejerías de Industria y Turismo del Cabildo de Gran Canaria, uniendo de forma acertada, a mi entender, el binomio moda y turismo. Esta pasada edición de Fitur me he llevado la gran sorpresa de que continúa materializándose esa estrategia empresarial al estar presente Gran Canaria Moda Cálida en la segunda feria de turismo más importante de Europa. Veinte años han tenido que transcurrir desde la puesta en marcha de este programa para que la institución, con su "buen hacer", se haya dado cuenta de la importancia de sumar esfuerzos.

Una vez más se pone en evidencia lo lejos que llegan los proyectos cuando prevalecen estos por encima de los protagonismos personales. Todo un ejemplo el que estas señoras consejeras están dando al resto de sus compañeros.

La necesidad del entendimiento entre las instituciones por el bien de nuestras islas, dejando atrás las medallas y el afán personal de pasar a la posteridad, debe ser una máxima entre la clase política que actualmente nos gobierna. Los espectáculos son para los artistas y en el teatro, no entre las instituciones y en los periódicos.

El diálogo y el entendimiento entre los cargos públicos deben ser un ejemplo para la sociedad, que ve cómo sus representantes se enfrentan por cuestiones personales, limitando el crecimiento y la generación de empleo que intenta rea-lizar la clase empresarial. ¿Dónde está aquella clase política con educación y forma- ción que honraba a la institución?

Compartir el artículo

stats