20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Delicatessen

Nace Zar Imperial, la primera marca canaria de caviar

Los hermanos Carlos y Javier Cabrera, del Grupo Monkey, son los artífices de la idea

Caviar Zar Imperial.

Caviar Zar Imperial.

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de un homenaje gastronómico en toda regla, y es que juntar caviar Zar Imperial, champán Dom Pérignon, Ruinart y Moët, y a los propietarios del Grupo Monkey de Tenerife, Carlos y Javier Cabrera, en la misma mesa, junto con un buen número de compañeros y amigos, se convirtió en toda una fiesta celebrada en el prestigioso Club Oliver de Santa Cruz de Tenerife.

El motivo merecía, sin duda, semejante despliegue: los empresarios del Grupo Monkey presentaban a la prensa su última gran idea, la primera marca de caviar canaria (que no caviar canario), Zar Imperial, tres variedades -Siberian, Osetra y Beluga- con el que Attila, el chef del The Oriental Monkey, dio rienda suelta a su imaginación y consiguió cautivar a todos los presentes.

La idea surgió de un éxito anunciado, pues a este dúo de empresarios les encanta el caviar. "Es un artículo gastronómico de lujo por el que sentimos devoción. Tenemos un amigo ruso con una fábrica que nos mandaba encargos para nuestros amigos en Navidades, lo que nos hizo plantearnos la idea de comercializar caviar de distintas partes del mundo para envasarlo con una marca registrada en Canarias", explica Javier Cabrera, quien anunció que podrá comprarse en tiendas gourmet y degustarse en los mejores restaurantes de las Islas (consultar en la web).

A poco que se han movido, ya son varios los establecimientos de alta gama que se han animado a hacer un pedido de este manjar, de calidad excepcional y procedente de diferentes piscifactorías aunque esperan que sean muchos más.

Para presentar en sociedad las preciosas latas de 50, 100, 200 y 500 gramos, idearon un menú degustación inolvidable coprotagonizado por producto local, que comenzó con caviar siberian como ingrediente común en un delicado blini con creme fraiche, una crema de topinambur y coliflor en lecho de plancton y en un melosísimo tartar de camarón de las Islas.

El festín siguió con papa negra con caviar osetra -untuoso y potente en boca, cuyas pequeñas perlitas explotaban con contundencia entre lengua y paladar-, nigiri de escolar de las Islas, ventresca de patudo canario; y huevo de codorniz a baja temperatura ligeramente ahumado, que dio paso a la figura estelar de esta nueva marca: la variedad beluga, la más selecta del mundo, procedente del esturión que puede superar la tonelada de peso y los 5 metros de longitud.

Y ustedes se preguntarán por qué el Beluga es tan caro, y es que la hembra de esta especie necesita al menos 15 años de vida para empezar a producir sus huevas, con un tamaño medio-grande y un color que varía entre diversas tonalidades de gris diamante. "Nuestro producto de acuicultura posee el mismo gusto e idéntico aspecto que el de su homólogo salvaje", señalan los hermanos Cabrera.

Compartir el artículo

stats