Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

El cielo en la Tierra

Hacienda de Abajo, en La Palma, es un hotel que ocupa una antigua hacienda azucarera del siglo XVI cuya singularidad ha sido reconocida con la designación de primer hotel emblemático de Canarias

La belleza natural del Hotel Hacienda de Abajo.

La belleza natural del Hotel Hacienda de Abajo. Con Estilo

Si la isla de La Palma es otro particular paraíso de Canarias, el multipremiado Hotel Boutique Hacienda de Abajo, en Tazacorte, es el lugar ideal para disfrutar del cielo desde la Tierra. Situado en la más importante zona agrícola de Canarias, este establecimiento es el resultado de la cuidadosa rehabilitación de una antigua hacienda azucarera del siglo XVII y el primer hotel allí construido, cuya singularidad ha sido reconocida a través de su clasificación como primer hotel emblemático de Canarias.

En un entorno de exuberante y rica vegetación, una costa que domina un océano de aguas puras e intensamente azules y un clima soleado y cálido con noches profusamente estrelladas, se yergue un conjunto de construcciones que fueron el centro de ricos intercambios comerciales con Flandes, Andalucía y las Indias Occidentales, y que hoy, con sus valiosas colecciones artísticas y espléndido jardín de rarezas botánicas, dan entusiasta bienvenida al viajero.

Son María del Carmen del Castillo-Olivares y de Sotomayor con sus sobrinos Luis Ignacio López de Ayala y Aznar, XI marqués de Villafuerte y III conde de Peromoro, y Javier López de Ayala y Aznar, y su hijo Enrique Luis Larroque del Castillo-Olivares, descendientes de los primeros propietarios de la casa, quienes acometen un proyecto de recuperación de patrimonio histórico que constituye, además, la mayor aportación de patrimonio artístico a La Palma desde el siglo XVIII.

El hotel, solo para adultos y abierto todo el año, cuenta con 32 habitaciones (de 32 a 74 m²) exquisitamente decoradas con obras de arte de los siglos I al XX, la mayoría de ellas con balcón, terraza o jardín. Ofrece conexión a Internet gratuita, WiFi en zonas comunes y por cable en las habitaciones, además de atención multilingüe, piscina exterior de agua dulce climatizable tratada con sal y casa de baños, entre otros servicios.

"Nuestra familia", explican desde la propiedad, "siempre ha estado muy implicada en la conservación de nuestro patrimonio cultural y natural y este proyecto debía ser un ejemplo no solamente de rehabilitación, sino también de recuperación de un patrimonio cultural muy mermado en La Palma desde el siglo XIX. Fue un objetivo conseguido, al igual que logramos crear un establecimiento hotelero que también fuera un motor de desarrollo económico y social de un maravilloso municipio, porque estamos firmemente convencidos de que un patrimonio cultural adecuadamente gestionado es una gran oportunidad de futuro".

La Hacienda de Abajo fue distinguida en 2013 por el Consejo de Ministros con la Medalla al Mérito Turístico en Sostenibilidad y Calidad. Un año después, recibe el Premio Hispania Nostra a las Buenas Prácticas en la Conservación del Patrimonio Cultural. En 2016 logra el Premio Condé Nast Traveler como mejor hotel fuera de ciudad de España y en 2017 recibe el Premio Fundación Casas Históricas y Singulares de España.

Compartir el artículo

stats