Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisálidas de tierra y fuego

Bodegueras, queseras, empresarias, agricultoras, jefas de sala... Las mujeres vinculadas al mundo de la gastronomía comienzan a ocupar puestos que antes eran exclusivos de los hombres

Crisálidas de tierra y fuego

Crisálidas de tierra y fuego Quique Curbelo

De los 195 restaurantes españoles con estrellas Michelin en este 2018, sólo 18 tienen una chef al frente. Y en Canarias, con seis estrellas repartidas en locales de Tenerife, sólo hay una mujer: Fernanda Fuentes Cárdenas, chef de La Nub, en La Laguna. Más allá de hacer rancho para alimentar a la tropa familiar o cocinar tortillas a saco para los cumpleaños de sobrinos y nietos, la revolución pendiente en las cocinas es afianzar el papel de las mujeres, tanto detrás de los fogones como en la sala, las bogedas, los medios de comunicación... La cocina es cosa de hombres a pesar de que la memoria culinaria de cada uno de nosotros pasa, casi seguro, por el puchero y las carajacas de la abuela o los canelones y los tollos de nuestras madres. Poco a poco, esta situación está cambiando. Quizá demasiado despacio pero lo cierto es que no ha sido muy complicado reunir a veinte mujeres en Gran Canaria vinculadas a distintas áreas del universo gastronómico: desde blogueras a docentes; desde queseras a bodegueras o agricultoras; desde sumilleres a jefas de sala... La responsable de la Denominación de Origen de Gran Canaria, Vanessa Santana, organizó por teléfono en dos tardes una cita en la Escuela de Hostelería de Las Palmas de Gran Canaria (calle Dr. Grau Bassas, 46) y allí llegaron dos decenas aunque hubieran acudido, por lo menos, otras diez más a la cita. Salvando las distancias, el #MeToo de las cocinas también existe. La Rosa de La Mitad del Cielo fue, visto lo visto, un sueño maravilloso de Gutiérrez Aragón que sucedía después de la Guerra Civil española. Sólo el tiempo dirá si la lucha que de manera silenciosa han emprendido las mujeres en la gastronomía acaba convirtiendo en mariposas a estas crisálidas de tierra y fuego.

Compartir el artículo

stats