Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vinos de Canarias...únicos

La producción vitícola del Archipiélago abarca alrededor de 10.000 hectáreas y se agrupa en once denominaciones de origen

Vinos de Canarias...únicos

Vinos de Canarias...únicos

Entre los factores que distinguen a los vinos del Archipiélago, sin duda, destaca el hecho de que Canarias no resultara afectada por la plaga de filoxera que asoló Europa en la segunda mitad del siglo XIX. Mucho antes, en el siglo XV, ya se había implantado el cultivo de la vid con la llegada de los conquistadores. Colonos de muy diversas procedencias trajeron de sus respectivos lugares de origen gran cantidad de variedades, que han ido evolucionando y adaptándose a las particularidades climáticas y edafológicas de las islas hasta generar casi un centenar de variedades, algunas únicas en el mundo.

Precisamente otros elementos responsables del gran nivel que poseen los vinos canarios tienen que ver con las características especiales del suelo volcánico en el que se desarrollan gran parte de la producciones, lo que genera vinos ligeros y frescos; así como con la recuperación e implantación de variedades autóctonas como, por ejemplo, la uva Baboso, blanco y negro, que se suman a las habituales Listán, Negramoll, Malvasía, Gual, Marmajuelo, Vijariego, Albillo, Moscatel y otras muchas.

De todas ellas, la Malvasía sigue siendo la variedad que más fama aporta a los vinos del Archipiélago, aunque el resto va ocupando progresivamente su lugar.

El palmarés canario en esta edición se repartió en siete medallas de oro y nueve de plata. Así, las producciones canarias galardonadas con el Bacchus de Oro fueron: Testamento Malvasía Aromática fermentado en barrica 2017 (Sociedad Cooperativa Cumbres de Abona, Abona), HM Las Vetas (Berta Hernández, El Hierro), Oro Blanco de Tirajana (Bodegas Tirajana, Gran Canaria), Jable (Antonio Manuel Expósito, Islas Canarias), Ainhoa dulce (Bodegas Balcón de La Laguna, Islas Canarias), Blanco dulce Punta del Sol (Cándido Hernández Pío, Tacoronte-Acentejo), y Brumas de Ayosa Blanco Seco (SAT Viticultores Comarca de Güímar, Valle de Güímar).

Por otra parte, obtuvieron distinción de plata: Pagos de Reverón (Reverón, Abona), Elysar Tinto Lajiales Herreños (Explotaciones Elysar, El Hierro), Berode (Bodega Tirajana, Gran Canaria), Paisaje de las Islas Malvasía Marmajuelo (Bodegas Tajinaste, Islas Canarias), Tajinaste Blanco Seco (Bodegas Tajinaste, Islas Canarias), Vulcano Dolce (Bodega Vulcano de Lanzarote, Lanzarote), El Grifo Malvasía Seco Colección (El Grifo, Lanzarote), Marba Blanco afrutado (Bodegas Marba, Tacoronte-Acentejo) y Arautava Blanco Seco (El Penitente, Valle de La Orotava).

De forma paralela, el Marba Tinto Barrica, de la DO Tacoronte-Acentejo, resultó elegido este año como el mejor vino de Canarias, en el Concurso Oficial Agrocanarias que organiza anualmente la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias.

Once Denominaciones de Origen En la actualidad, la viña ocupa el primer lugar entre los cultivos de secano en Canarias, con alrededor de 10.000 hectáreas plantadas, y los vinos producidos en las islas gozan de notable prestigio, mejorando, día a día, su producción y calidad desde los años noventa del pasado siglo. La decisión de potenciar el embotellamiento frente a la venta a granel, así como la modernización de la tecnología utilizada y su comercialización han hecho posible que se dedique una mayor superficie a su cultivo. Asimismo, la Denominación de Origen conseguida por muchos vinos canarios es un aliciente que permite mejorar el sector. Once son las Denominaciones de Origen que integran a la mayoría de bodegas del Archipiélago.

Compartir el artículo

stats