Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bloguera de profesión

220.000 seguidoras en sus perfiles y un increíble impacto en redes sociales han convertido a la tinerfeña Marianela Hernández y sus consejos en Marilyn's Closet en un fenómeno de masas

Bloguera de profesión

Bloguera de profesión

Casi como un juego. Cuando empezó a escibrir su blog, cuando decidió compartir parte de su vida en las redes, Marianela Hernández no era consciente de hasta cuándo y cuánto iba a crecer y a suponer para ella Marilyn's Closet. Definir su actividad como una bloguera de moda es limitarla porque ella ha hecho de sus perfiles, de su canal de YouTube, un diario, una ventana abierta a su día a día, a su vida laboral pero también a su lado más personal como madre. Sus consejos despiertan tanto interés como sus dudas o sus avatares diarios, los mismos en los que se ven reflejadas otras mujeres que hacen un esfuerzo por conciliar su trabajo con el tiempo y el cuidado que se dedican a sí mismas y que consideran una parcela que deben mimar y proteger para mantener su equilibrio y su felicidad. Marcas y empresas nacionales han valorado y confían la imagen de sus productos a la espontaneidad, la frescura, la normalidad de Marianela, que hace de lo habitual un punto de encuentro.

"Todo comenzó hace siete años. Me encontraba en un parón laboral y mi novio en aquel momento, que hoy es mi marido, empezó a interesarse por el mundo y las técnicas del marketing online. Poco tiempo después vio en ese campo una posible salida laboral y en eso se ha convertido", recuerda sobre el inicio de su actividad en redes sociales.

"No hay secreto o yo al menos no lo sé", admite, para explicar cómo ha logrado acumular tantas seguidoras en sus perfiles. "Quizás una de las razones para contar con tantas seguidoras es ser fiel a una misma y mostrarse con naturalidad. Eso hace que la gente empatice más contigo y tu mundo. Cada día es lo que trato de hacer: ser yo misma con mis cosas buenas y malas".

"La mayoría son chicas entre los 25 y los 35 años pero cuento con un público muy variado", cuenta Marianela Hernández sobre el perfil de sus seguidoras. "Me siguen niñas desde los 13 años, incluso menos, hasta mayores de 65 que son abuelas y cuyas hijas o nietas me cuentan que les gusta verme en la pantalla de su casa. Es muy especial poder llegar a tanta gente y tan diferente".

Sobre las posibilidades de convertir su faceta de influencer en una profesión, la tinerfeña dice: "Yo no hablo en futuro. No puede ser; para mí hoy en día supone mi profesión". "La actividad online es un buen escaparate comercial", asegura. "Las redes sociales marcan la actualidad y están a la orden del día, a lo que sucede, a lo que es novedad. Si una marca o empresa no está posicionada en redes es como si no existiera".

Reconoce que desarrollar su actividad en Canarias "por supuesto" que diferencia su actividad del resto de profesionales "principalmente por la geolocalización. Desplazarme a eventos fuera de las islas se me hacía complicado los primeros años, y ahora con los niños no es más fácil. La distancia y mi vida familiar ocasionaron desventajas con respecto a otras influencers para acudir a trabajos, a establecer mejores contactos o a dar más promoción y publicidad de mi perfil. Pero por otro lado, en las Islas no somos muchas las personas que nos dedicamos profesionalmente a esto, por lo que puedes conseguir especializarte en un nicho de mercado local y lograr que marcas y empresas cuenten contigo y te tengan en cuenta".

Compartir el artículo

stats