Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chiquillería de museo

La fotógrafa grancanaria Marga Marrero dice inspirarse en los retratos de Velázquez y el tratamiento de la luz de Rembrandt para abordar los encargos que realiza en su estudio de Telde

16

Chiquillería de museo

Marga Marrero nace en 1977 en Las Palmas de Gran Canaria, en el año 2003 comienza sus estudios de fotografía en la Escuela Superior de Arte y de Diseño, trabajando en un laboratorio fotográfico y en el año 2015 comienza a trabajar en un Estudio de Fotografía, especializándose en fotografía de maternidad y familiar, ha obtenido reconocimiento en revistas digitales como This Magazine, Photo Portrait Global o Full Frame Mexico.

Literalmente el término Fine Art traducido del inglés significa Bellas Artes. Utilizado en fotografía se aplica a aquellas imágenes que aspiran a ser obras de arte y no como meras fotografías que se pueden vender en un banco de imágenes o como registro documental. Marga Marrero se adentra en este estilo de una manera autodidacta. "Es donde más creatividad fluye. Hace que tu mirada se detenga a observarla, te enamora. Se cuida mucho la composición y el atrezo, según el modelo a fotografiar, pero lo más importante es la iluminación. Casi todos mis retratos tienen la técnica de iluminación Rembrandt, considerado uno de los maestros de la luz en pintura", afirma la fotógrafa grancanaria, que encuentra su inspiración en las bellas artes. "El siglo XVII es la edad dorada de la pintura española. Aunque la mayor parte de los pintores españoles de la época se dedican al arte religioso, hay un maestro a quien no se le puede encasillar dentro de ninguna de las escuelas artísticas del barroco español: Diego de Silva y Velázquez. Su obra se caracteriza principalmente por su detallada observación de la realidad: Velázquez no intenta idealizar lo que ve sino plasmarlo en sus cuadros sin fantasías, de un modo naturalista, en un ambiente lleno de sencillez, reposo y serenidad", cuenta Marga Marrero sobre su principal fuente de inspiración. "Una de las características de Velázquez es que sus figuras parece que se mueven al mismo tiempo que el observador de sus cuadros: nos siguen con la mirada y la posición de sus cuerpos. Conseguía que sus obras cobraran vida y eso es lo que pretendo, que no sea un mero retrato, sino que con la mirada se comunique, que transmita sentimientos", cuenta Marrero, que intenta plasmar en su obra fotográfica la enseñanza de los maestros clásicos de la pintura. "Una de las principales características de mi estilo es que uso composiciones, vestuario, y tocados de colores neutrales, no suelo poner estampados ni ropa que vaya a la moda. Intento que mis fotografías se miren dentro de 10 años y se aprecie como el primer día en que se entregó. No busco una sonrisa, busco una conexión, que exprese sentimientos, un conjunto de luces y color que en su conjunto creen una verdadera obra de arte", afirma la artista grancanaria, que se guía por los claroscuros de la pintura y la iluminación, que para ella constituye el secreto de la fotografía. "Para mí es un honor crear este tipo de recuerdos, como el que tiene el diseñador Pedro Palmas, todo un icono de la moda internacional. Bueno, Pedro ya es todo un modelo, fue una sesión muy divertida, si hay algo particular en él es su alegría, no hace falta pedirle posar ya que vive entre flashes debido a su trayectoria profesional", rememora Marga, a quien le encanta realizar sesiones temáticas en las que fluya la creatividad, logrando resultado muy originales.

Algunos ejemplos de fotógrafos Fine Art o de fotografía artística son el paisajista Ansel Adams, Jeff Wall, quien ha ayudado a definir el foto-conceptualismo, sus obras más famosas son Mimic e Insomnia. Gregory Crewdson con sus imágenes surrealistas de escenarios cotidianos; Joel Peter-Witkin, que utiliza el morbo y el terror en su obra mixta; David LaChapelle, que recrea escenarios de pinturas clásicas; Sandy Skoglund, que mezcla lo real con lo irreal, o Chema Madoz y su colección de objetos.

El proyecto actual de Marga Marrero se llama La Florinata Fotografía y está situado en el municipio grancanario de Telde, "Es mi 'bebé', un pequeño estudio donde hago estos retratos, además de embarazo y recién nacidos. Dentro de los futuros proyectos, se encuentran los pequeñines, donde se le añadirá una temática, un decorado vintage. Los peques estarán vestidos de época en un escenario propio de esa etapa. Me muero de ganas por mostrarlo, saldrá a partir del 2019. Otro proyecto es viajar y capacitarme, ya que invertir en conocimiento siempre da los mejores resultados y satisfacciones personales", concluye Marrero.

Compartir el artículo

stats