Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Yanely Hernández: "Ser canaria es un excelente punto de partida"

"Mi carrera, mi vida y mi ego profesional no se miden en 'likes'. Llevo mis propias cuentas de Instagram y Facebook pero no me entrego a ellas porque realmente yo tengo una vida real que quiero vivir"

La actriz grancanaria estrena el 16 de mayo en el Teatro Cuyás una versión gamberra de La venganza de Don Mendo.

La actriz grancanaria estrena el 16 de mayo en el Teatro Cuyás una versión gamberra de La venganza de Don Mendo. Adasat Barroso

"Cuando decidí ser artista pensé que la vida que me esperaba iba a ser la de Paris Hilton pero resulta que al final mi vida se parece más a la de la Reina Letizia, todo el día metida en compromisos profesionales que poco tiempo te dejan para disparatar", cuenta la actriz Yanely Hernández, uno de los rostros más populares de Canarias, que se ha apuntado al aniversario de Con Estilo despojándose de todo para ser más Yanely que nunca.

Usted no para quieta. ¿No se cansa?

Soy muy celosa de mi estado físico y mental y llevo una vida tan desordenada por motivos profesionales que intento tener ordenado el resto de mi vida. Y fíjate, mi carrera no se ha centrado en que tenga un cuerpo sino en ser una tía lista.

Pero, por ejemplo, Carmen Maura en un rodaje se refirió a su físico en una conversación con usted.

Lo que me dijo es que yo tenía un físico muy dúctil y que eso me permite ser la más fea pero también ser la más guapa.

Y es verdad.

Pues sí.

Usted tiene un lado espiritual que quizá muchos desconocen.

Yo creo en el cielo. Y quiero ir al cielo.

¿De verdad?

Sí. Cada día que me levanto pienso que ese puede ser el último. No soy dueña de mi tiempo en la Tierra, ninguno lo somos, por eso vivo con intensidad cada día; por eso aprovecho todo y hago tantas cosas. Si me voy que sea con las manos llenas de cosas buenas. Cuando me miro en el espejo, a través de mis ojos yo veo que tengo algo ahí, dentro, y eso es el alma. Creo en la eternidad y como ya te dije antes, quiero ir al cielo.

¿Y su familia?

Pues una familia humilde y muy trabajadora. Mi capacidad de trabajo me viene de mi padre que a las cinco de la mañana ya estaba afeitado y peinado cada día, sentado en el camión mientras calentaba el motor para ir a trabajar.

Porque usted además de actriz de televisión, teatro y cine es cantante y produce sus espectáculos.

Soy artista. Y hago todo lo que abarca esa palabra. En el caso de las producciones realmente me embarco en ellas porque me doy el gusto de hacer lo que quiero y otros directores no me han ofrecido. Es libertad. Ahora tengo Bole Rock y La Maleta. Además, estoy con Don Mendo, el musical, una versión golfa de un clásico.

Hablando de libertad, ¿qué opina de las campañas a favor de los derechos de las mujeres y todo lo que ese fenómeno ha generado a nivel global?

Por supuesto que tenemos que luchar por nuestros derechos, pero hay diferencias entre hombres y mujeres, biológicamente y mentalmente. Eso es un hecho. Y estamos entrando en un terreno en el que las mujeres nos estamos convirtiendo en verdugos de los hombres. No me gusta que un movimiento así se esté convirtiendo en un arma arrojadiza. No todos los hombres son malos. De hecho, yo estoy rodeada de hombres buenos. Mi padre es un hombre bueno; mi hermano; mis amigos...

¿Cree que hay que recordarlo?

Pues ya ves que sí. Mira, el piropo más burro que me han dicho me lo dijo una mujer. Me hizo sentir muy incómoda y ahora a los hombres les cuesta hasta decir un simple guapa por si pasa algo.

Además de la señora del piropo, tengo entendido que en las redes algunos usuarios se aprovechan del anonimato para hacerle comentarios soeces e incluso invitarle a conocer a su familia.

Mira, yo los privados que me envían por las redes ya no los leo porque es imposible. Llevo mis propias redes porque si no fuera así me parecería estar engañando al público, pero eso me impide atenderlo todo. Y sí es verdad que me han llegado proposiciones incómodas.

¿A qué se debe?

A la exposición. Todos los actores y actrices somos muy exhibicionistas y creo que con la llegada de las redes sociales todo se ha confundido. Gente que no conoces de nada se cree con derecho a decir y hacer determinadas cosas. Mira, y eso está generando incluso un intrusismo en la profesión porque ahora resulta que cualquiera vale para todo por los likes que tiene. Yo tengo una vida, y mi profesión y mi vida no las mido por el número de likes que recibo.

Pero usted es activa en las redes.

Por trabajo. De verdad que, siendo como soy de perfeccionista, me gustaría poder llevar las redes perfectamente pero tampoco me voy a dejar la vida en ello porque la vida es esto [dice poniendo las palmas de las manos sobre la mesa]. Lo otro es una herramienta estupenda y yo la utilizo para trabajar y estar cerca de quienes me quieren.

Imagino que las redes la acercan también posibilidades de trabajo.

Sí, pero como no leo privados se me ha escapado algún contrato.

Vaya.

Pero ahora estoy en un momento excelente. Es la primera vez que siento que estoy poniendo un valor, en lo económico, a mi trabajo. Yo siempre me había movido en esta profesión por la pasión que siento por ella, casi sin importarme el dinero. Ahora me he dado cuenta de que lo económico es también una manera de valorar mi trabajo.

Usted que no para de viajar entre las islas. ¿Qué opina de los pleitos entre provincias...?

Eso es antiguo. Yo trabajo en todas las islas y me siento queridísima en todas.

¿Ser canaria es un valor en alza?

Yo diría que es un buen punto de partida.

Creo que un actor internacional de rodaje en Gran Canaria la invitó a pasar la noche con él.

Sí. Y no entendía que le dijese que no. Me decía, en inglés, que él era una movie star.

Y usted que le respondió.

Que yo era de Vodafone. Te lo juro que se lo dije.

ficha

Yanely Hernández

@yanelyhernandezoficial

Don Mendo, el musical. Teatro Cuyás, 16 al 28 de mayo.

www.teatrocuyas.es entradas.laprovincia.es

Compartir el artículo

stats