Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eugenia Martínez de Irujo, Duquesa de Montoro

"El lujo está en la sencillez"

Ninguna indicación previa ni ninguna pregunta vetada. Sólo una advertencia: "Ya verá que es una mujer muy generosa y cercana que responde a todo". Y tenían razón las responsables de comunicación de la firma de joyería TOUS porque Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro, hija de la duquesa de Alba y durante décadas codiciado y perseguido personaje -a su pesar- del mundo del corazón es, en las distancias cortas, una muchacha amable y educadísima a quien es sencillo arrancarle durante la entrevista una o varias sonoras carcajadas. "Ella es tal cual la ves aquí", reconocería poco después Rosa Tous, vicepresidenta de la exitosa firma de joyería, de visita en Gran Canaria para presentar junto a la pequeña de la Casa de Alba la nueva colección de joyas que Eugenia ha diseñado para la marca, fruto de una colaboración que ya cumple 21 años.

Dice la duquesa de Montoro que ella entiende el lujo como un "ejercicio de sencillez". "No sé si tiene que ver haberme criado en un ambiente como el del palacio de Liria, donde mi madre, que era muy dada, tenía ocupados todos los rincones de la casa con todo lo que le regalaban", dice con una sonrisa. "No cabía nada más", añade mientras se le ilumina la cara. Luz que se convierte en foco cuando sigue recordando a la duquesa de Alba pintada por Goya, la del lazo rojo y el perro, en la cual se ha inspirado para su colección para Tous. "Parece que estoy hablando de mi madre", exclama cuando dice que la modelo de Goya era valiente, atrevida y libre. Mientras Eugenia habla, Rosa Tous y también Adela Girona, socia en Canarias de la firma de joyería, pululan por el edificio de Viera y Clavijo, en Las Palmas de Gran Canaria, donde se ubica una de las tiendas de Tous en las Islas. Hay mucho humor y mucha complicidad entre todas ellas. Algo que queda en evidencia cuando el trío de mujeres baja al establecimiento y tanto Eugenia como Rosa y Adela se entregan a saludar, charlar y posar para los fotógrafos o atender a radios y teles. Pero eso es después de que Eugenia Martínez de Irujo reconozca que, con el paso de los años, ha sabido poner un poco de distancia sobre la Eugenia real y la que pretende vender la prensa del corazón. Como habla de todo lo que se le pregunta, es obligado interrogarla acerca de su generosidad con los medios.

-¿No se ha sentido defraudada por personajes de la prensa que se han aprovechado de su generosidad?

"Aprovechados los hay en prensa y en la vida. La falsedad es lo que más detesto", sentencia la duquesa, que recuerda como terribles los años de las persecuciones de los medios, cuando su hija era aún una niña. "Afortunadamente ya no despertamos interés", dice esta menuda mujer que parece no instalarse en el pasado sino todo lo contrario: le tiene echado el ojo a un futuro feliz, tranquila con sus diseños y sus animales. "A mí me da pudor decir que soy diseñadora", confiesa mas tarde antes de que Rosa Tous la taladre con sus ojos verdes-pardos-grises (depende del día) y le diga: "Después de tantos años colaborando con nosotros ya es hora de que te lo creas". Y Eugenia sonrojada la mira, le sonríe y le responde: "¡Calla, que por tu culpa ahora estoy todo el día en Instagram!". La sonrisa de todos pasa a carcajada.

Compartir el artículo

stats