- ¿Cómo ha influido su familia en su vocación musical?

- Pues creo que ha sido más la sangre que otra cosa. Creo que las raíces de mi padre influyeron mucho aunque por parte de madre el oído es bastante bueno también.

- Se le considera una referencia de la música electrónica, triphop, funk. Sin embargo, ha trabajado en todos o casi todos los estilos musicales. ¿Pone algún límite en la música?

- Intento no encontrar límite alguno ya que eso querría decir que ya no tengo ganas ni ambición. Creo que la motivación en cualquier actividad es fundamental y para mí cada vez que afronto una canción o me subo a un escenario se me plantea un nuevo reto.

- En 2002 saca su segundo disco en solitario: Back to the Earth, con colaboraciones como Amparanoia, Orishas, Macaco? ¿supuso un punto de inflexión o un cambio en su estilo con canciones más cálidas?

- Entiendo que mi vida es- tá llena de puntos de inflexión. Cada año intento tocar un estilo distinto y, por supuesto, siempre tiene que haber ca- lidez... [risas]

- Su Plan B está siendo toda una revolución, ¿qué balance hace de esta novedosa iniciativa?, ¿qué nuevos descubrimientos y sonidos traerá a Eólica?

- Muchas gracias. Yo también creo que está siendo una revolución dentro de la creación comercial y desde el punto de vista de marketing. Es un gran honor liderar un equipo que ha hecho posible todo esto. Ahora estamos empezando a exportarlo y creo que se va a consolidar a nivel mundial. En cuanto a la actuación del festival voy a hacer sesión DJ, porque la gira como tal del Plan b no estará lista hasta el año que viene. Pero la verdad es que las sesiones están funcionando como nunca me había funcionado una actuación, así que saltaremos como locos.

- Siendo su padre haitiano, la tragedia de este país debió tocarle muy de cerca. Con su canción Ay Haití consiguió un gran éxito, ¿está satisfecho de los resultados?, ¿cuánto recaudaron y en qué se invirtió?

- Estoy satisfecho por todo el trabajo que se ha hecho con la canción pero Haití continúa en la misma situación. Lo que me gusta de la canción es que cada vez que la pincho nos acordamos de Haití, que al final era el objetivo. Espero que en el mundo descubramos el significado de la palabra vergüenza, porque creo que no lo entendemos muy bien. Quiero ser optimista, espero que la comunicación global entre las personas a día de hoy nos haga actuar contra estas desigualdades.

- Se le considera uno de los mejores productores musicales de los últimos años, un creador polifacético y de gran versatilidad. La lista de artistas con los que ha trabajado es muy amplia, se calculan en 10 millones los discos vendidos a nivel internacional en los que ha participado, ha sido nominado a los Grammy latinos, a los premios de la música, a los Premios Goya. Después de esta trayectoria, ¿qué le queda por hacer?

- Seguir haciendo canciones. Estoy muy orgulloso de tener el público que tengo ahora, y que 20 años después de empezar en la música los niños y los jóvenes y los no tan jóvenes me paren con sus móviles para hacerse una foto mientras, a la vez, ellos mismos le dan al play y suena Lead the way para que vea que la tienen?

- Sé que es difícil elegir una, pero si tuviera que quedarse con una de las canciones que ha compuesto, ¿cuál sería y por qué?

- Elegiría Dead for you. Creo que expresa una actitud de cambio, una actitud para intentar cambiar las formas en la música pop y, sobre todo, porque es una canción que sigue sonando y se compuso hace 15 años. Me suena más moderna que muchas canciones de pop que se componen a día de hoy en nuestro país.

- ¿Qué expectativas tiene del Festival Eólica?

- ¡Las Palmas! Mmm, sólo tengo buenos recuerdos? Je, je, espero volver a tenerlos?