Superviviente del famoso trío de los grandes poetas chilenos, con Pablo Neruda y Vicente Huidobro, Nicanor Parra, Premio Cervantes 2011, es un rompedor de los cánones tradicionales de la lírica con sus artefactos y su antipoesía. En su obra une el realismo y el surrealismo, con un deseo de provocar que le persigue hasta hoy: todavía no ha dicho nada respecto al Cervantes. Desmitificador y transgresor, este poeta dice de sí que va "embutido de ángel y de bestia" y está considerado el autor verdaderamente revolucionario de la poesía contemporánea.

"¿Qué es un antipoeta: un comerciante en urnas y ataúdes?/¿un sacerdote que no cree en nada?/¿un general que duda de sí mismo?... ¿Qué es la antipoesía?: ¿un temporal en una taza de té?/¿una mancha de nieve en una roca?/... Marque con una cruz la definición que considere correcta", escribe Parra.

Con Parra "se inicia la democratización de la poesía en lengua española y con él y gracias a él los poetas bajaron del Olimpo", opina el profesor Niall Bins, que ha asesorado y establecido las Obras completas del poeta. En las próximas semanas se publicará el segundo volumen de las obras completas del nuevo premio Cervantes, con el título Obras Completas & algo + y numeroso material inédito.

Un proyecto en el que ha trabajado años la editorial española Galaxia Gutemberg-Círculo de Lectores, con el que se cierra el perfil literario y personal de Parra, considerado "el último vanguardista de la lengua". Los dos volúmenes los ha coordinado Ignacio Echevarría, que siempre recuerda que a este gran proyecto contribuyó el desaparecido Roberto Bolaño, quien equiparaba al poeta chileno con Borges, Cernuda o Vallejo.