Optimismo en tiempos de crisis, canciones que hablan del amor, el presente y el ausente, en un repertorio que se desmarca de los medios tiempos en favor de un sonido más rock que no ha perdido el sello de su creadora. Con este mensaje arropa la cantante y compositora lanzaroteña Rosana Arbelo su sexto álbum de estudio titulado ¡Buenos días, mundo!, que presenta esta noche en la sala sinfónica del auditorio Alfredo Kraus, a las 21.00 horas.

Una artista que rehúye del rol tradicional del cantautor y que acumula una notable trayectoria profesional desde su celebrado debut con el disco Lunas rotas, con el que se presentó en 1996.

"Este es un disco más rockero, y a quien nos haya visto en directo alguna vez no le va a sonar tan diferente porque lo que hemos hecho en esta ocasión es llevar el sonido que tengo en directo al disco", explicaba Rosana días atrás a este periódico en una entrevista con motivo del lanzamiento de este trabajo que llega tras A las buenas y a las malas (2009).

Desde septiembre, la lanzaroteña se encuentra inmersa en una gira de promoción que anoche la llevó a Santa Cruz de Tenerife y hoy a la capital grancanaria con todo el aforo vendido. Junto a una banda formada por David Pedragosa (guitarra), Javier Quillez (bajo) y Joaquín Migallón (batería), desglosará las canciones de un disco diferente y tal vez el mejor que haya compuesto hasta la fecha, tal como reconoce la cantante a tenor de los comentarios que ha recibido de sus seguidores. Su nueva cosecha se traduce en temas como Todo es empezar, Mi trozo de cielo, Tu cruz por la cara, Revolución, Vale la pena, Al filo de la madrugada, Solo veo lo que siento, Con el día tonto, Como un guante, Sentar la cabeza y Yo no te dejo marchar.