El malogrado escritor norteamericano David Foster Wallace dijo en una ocasión que escribía "por afición, por aflicción". Escribir puede ser muchas cosas: afición, aflicción o una buena catarsis, por ejemplo. Palabra que, según uno de los significados que aparece en el diccionario de la RAE, significa: "Expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas al organismo". Bien, pues por ahí va la última película de François Ozon, Dans la maison (En la casa), galardonada con la Cocha de Oro en el pasado Festival de Cine de San Sebastián, y que no dudaría en situarla, junto con Gotas de agua sobre piedras calientes y Bajo la arena, entre lo mejor de la producción de este cineasta francés para el que no existen territorios vedados en nombre de la moral y lo políticamente correcto.

En En la casa, Ozon nos sumerge en una perturbadora historia que mezcla realidad y ficción con un estilo que juega a extraer la hilaridad de la sordidez. Todo empieza cuando un profesor de literatura francesa, Germain (interpretado magníficamente por Fabrice Luchini), desanimado por las insulsas y torpes redacciones de sus alumnos, descubre de pronto que el chico que se sienta al fondo de la clase muestra en sus escritos un agudo sentido de la observación. El alumno, alentado por el profesor, comenzará a escribir una especie de novela por entregas sobre la familia de uno de sus compañeros de clase por la que se siente extrañamente atraído.

Si a Jean Genet, prototipo del escritor voyeur, se le quitase el poder de la palabra y se le reinterpretase en imágenes, el resultado no sería muy distinto del que se puede ver En la casa, en la que Ozon no sólo realiza una maliciosa crítica a la clase media francesa, sino que, por primera vez en su carrera, se esfuerza en mostrar las vicisitudes de la trama de una manera tan directa como desnuda, tan eficaz como hipnótica, que acaba moviendo a la simpatía, y en eso tiene mucho que ver su apuesta a favor de la ficción como aventura, de la escritura como manera de adentrarnos en la vida de los otros.

En la casa es una de las más ásperas, escabrosas y perturbadoras obras del único director francés de su generación que no ha perdido ni coherencia, ni atrevimiento. Un ejercicio de puro voyeurismo que el director Alfred Hitchcock hubiera firmado sin pensárselo dos veces. En la casa no es una película para ver sino para mirar y remirar.

Z Película. 'En la casa'.

Z Director. François Ozon.

Z Intérpretes. Frabrice Luchini, Ernst Umhauer, Emmanuelle Seigner, Kristin Scott Thomas.

Z Género. Drama.

Z Duración. 105 minutos.

Z País. Francia.