Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

cómic

El Poirot del Renacimiento

Leonardo da Vinci se mueve entre Milán, Florencia y Venecia en este 'thriller' del siglo XV que firman Convard y Chaillet

Leonardo da Vinci entrando en su estudio donde están sus discípulos, del primer álbum 'El ángel roto'.

Leonardo da Vinci entrando en su estudio donde están sus discípulos, del primer álbum 'El ángel roto'. LP / DLP

Un paseo por la época de esplendor del Renacimiento a finales del siglo XV en el periodo en el que se cambiaron todos los códigos de la pintura, escultura y arquitectura, y cuando surgieron muchas de las grandes obras de la Humanidad.

En este contexto sitúan el guionista Didier Convard, y el dibujante Gilles Chaillet, la saga Vinci, publicada por Netcom2, en una historia que abarca géneros como el thriller, el terror y la intriga, que se desarrolla en dos álbumes titulados El ángel roto y Sombra y luz, y que, perfectamente podrían haberse situado en el presente o el futuro.

El mismísimo Leonardo da Vinci protagoniza esta historia. El genio florentino, además de una gran inventor, artista y científico, era un forense muy eficaz al que acude el preboste milanés, que trabaja para el duque Ludovico Sforza el moro, con el objetivo de que aquel reconozca el modus operandi de un enigmático asesino que tiene aterrada a la ciudad y que ataca a personajes de renombre. Al margen de este guión, el lector podrá adentrarse, entre otras cosas, por los motivos que llevaron al genio italiano a pintar sus afamada obra La última cena en la basílica de Santa María de las Gracias, y en las pulsaciones de la que partía en su manera de elaborar algunas de sus grandes obras maestras. Pero Vinci también resulta una manera entretenida y original para adentrarse en un periodo de la Historia europea complicada en la que Francia intenta conquistar los principados italianos, creándose una complicada red de alianzas entre las cuales Milán jugará un papel preponderante junto al rey Carlos III.

Los autores pintan, en un principio, al autor de La Gioconda como una persona algo huraña y misteriosa que mantiene una extraña relación con uno de sus discípulos, llamado Salai, que está detrás de los asesinatos que tienen atemorizada a la ciudad, los cuales comete una figura fantasmagórica que aparece por la noche como una enorme y siniestra ave rapaz.

Ambos autores crean una interesante trama con un crescendo brillante y altamente entretenido. Pero cada uno de ellos aportan, por separado, un toque maestro que convierten a esta historia en un clásico del cómic europeo. Por un lado, Convard firma un guión que no tendría nada que envidiar a los mejores relatos de Agatha Christie. Y por el otro, Chaillet (autor, no olvidemos de esa otra gran saga histórica titulada Vasco) muestra su fantástica técnica en minuciosas recreaciones de la vida y las costumbres de las ciudades por las que transcurre el protagonista.

Compartir el artículo

stats