Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor, el horror

'Regeneración' es una gran novela sobre los devastadores efectos de la guerra en la mente

Verano de un año de dolor, coraje y miseria: 1917. Sigfried Sasson es poeta y soldado. El poder de las palabras soñadas, el poder de las armas temidas. Combate en las filas del ejército británico así que sabe de primera mano a qué huele el horror, a qué apesta la desesperación. Sin miedo a nadie después de tantos miedos por todo, redacta una carta abierta con la que pretende escupir a la cara de quienes mandan su verdad, que es la de miles de hombres como él enviados al matadero de la Primera Guerra Mundial, donde serán sacrificados para nada en el nombre de la insensatez inhumana. Una carta así no puede ser bien recibida por sus mandos y lo normal sería que su autor terminara enfrentándose a un consejo de guerra. "Hago esta declaración en un acto de desafío consciente a la autoridad militar, porque, a mi juicio, aquéllos con el poder necesario para poner fin a la guerra están alargándola intencionadamente". Sin embargo, otro poeta y sin embargo amigo, Robert Graves, interviene a tiempo para evitar esa situación sin retorno y Sasson es internado en un hospital especializado en enfermedades mentales y traumas de guerra. La lucidez proscrita. La sensatez convertida en peligro para la causa. Ya en el centro médico, Sassoon conoce al doctor Rivers, un prestigioso psiquiatra que se divide entre la comprensión hacia los que luchan en un infierno sin salida y su deber de "recomponerlos" para que regresen y puedan volver a ser carne de cañón.

En Regeneración, Pat Barker hurga en la herida colectiva de una guerra que devastó a toda una generación dejando cicatrices de las que es imposible escapar. Su protagonista, como tantos otros, se ha dado cuenta de que lo que empezó como una "guerra de defensa y liberación", ha degenerado "en una guerra de agresión y conquista". El desencanto más atroz. La impotencia más desgarradora. Sasson no es un soldado cualquiera. Su valentía está fuera de toda duda, una medalla lo demuestra: "Por el valor demostrado durante una incursión en las trincheras enemigas. Permaneció durante una hora y media bajo el fuego de los fusiles y la artillería recogiendo y transportando a nuestros heridos. Gracias a su valentía y determinación, fueron recuperados todos los muertos y heridos". Tampoco es un pacifista, ojo: "Me es imposible afirmar: 'Ninguna guerra está justificada', porque no me he detenido a reflexionar en ello lo suficiente. Quizás algunas sí lo están. Quizás ésta lo estaba al principio. Lo que pasa es que no creo que los objetivos de nuestra guerra? sean cuales sean? y no los conocemos? justifiquen este nivel de mortandad".

Regeneración es una novela extraordinaria. Publicada en 1991, abrió una aclamada trilogía completada con El ojo en la puerta (1993) y El camino fantasma (1995). Palabras mayores. Con su amargo final cargado de metralla contra la injusticia de quienes remendaban las mentes rotas de los combatientes para enviarlos de nuevo al frente de combate, con sus abundancia de diálogos precisos y elocuentes, con sus descripciones breves y de justa medida, sin regodearse en el horror pero jamás esquivándolo, con su profundidad psicológica y emocional, esta novela mechada de gran humanidad se grapa a la memoria durante mucho, mucho tiempo.

Compartir el artículo

stats