Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

exposición

La pintura de la tranquilidad

Juan Guerra sintetiza al máximo los elementos de la naturaleza en la muestra 'Paisaje solo', que se inaugura hoy en la galería de arte S/t Espacio Cultural

Algunas de las obras de la muestra.

Algunas de las obras de la muestra. JUAN CARLOS CASTRO

Un paisaje desprovisto de todo elemento ajeno a la propia naturaleza, cuadros en los que todo ha sido sintetizado y simplificado al máximo, obras que denotan paz, soledad y silencio. Eso es lo que plasma el pintor grancanario Juan Guerra en su última muestra titulada Paisaje solo que se inaugura hoy viernes a las 20.30 horas en la galería de arte S/t Espacio Cultural, situada en la calle Remedios nº 1 de la capital grancanaria.

Se trata, por tanto, de una oportunidad especial para que el espectador sienta algo que se echa mucho de menos actualmente en el arte en general: introspección y recogimiento. "Yo elimino todos los elementos que pueden distraer al espectador como casas, personas, animales, etc.", señala. "Son como cuadros del Romanticismo, que denotan algo de soledad, que transmiten una sensación de paz, una atmósfera que te relaja".

La muestra, que puede ser visitada de lunes a viernes de 18.00 a 21.00 horas, estará expuesta hasta el 27 de febrero, y la forman treinta y ocho cuadros en total. Las medidas de los mismos van de los 1'50 x 1 cm del mayor, a los 30 x 30 del más pequeño. Están realizados en técnica mixta, pero sobre todo al óleo, y hay una parte de obra gráfica con tinta china, collage, etc. Los precios oscilan entre los 2.500 y 200 euros. "Lo que he pretendido es mostrar la tranquilidad que algunos desean tener en este mundo lleno de bullicio, ruido, polución y guerra", señala. Su estilo, por ese mismo motivo, recuerda al pintor suizo Arnold Böcklina, a títulos como La isla de los muertos. Y también, como él reconoce, tiene mucha cercanía con William Turner.

Guerra cuida bastante el dibujo y el color. Cada obra tiene una gama diferente, una armonía propia, es un universo en si mismo. Se trata, además, de paisajes imaginados. Ninguno refleja una naturaleza real. "Son los lugares en los que quisiera encontrarme, los que me gustaría visitar, los que tengo en mi mente. Pero está claro que hay influencias del paisaje canario como los de la cumbre, o las maravillas que se perciben cuando subes a una montaña en Fuerteventura".

Nacido en la capital grancanarios en 1945, Juan Guerra inició en 1960 sus estudios de pintura en la escuela Luján Pérez. Sin embargo, sus primeros siete años de vida los pasó en Valencia en un pequeño pueblo del que guarda recuerdos muy intensos que ha reflejado en muchos de sus cuadros. "Las cosas que recuerdo de mi infancia están relacionadas con la naturaleza. No recuerdo los juegos con los niños, ni cosas habituales en esa edad, sino lugares en los que me gustaba estar, como una plantación de trigo, en la que me adentraba y me quedaba petrificado y absorbido por el movimiento. El paisaje de un castillo, las romerías, etc.".

Guerra tiene otro recuerdo intenso de cuando iba al colegio Arenas ya en Las Palmas de Gran Canaria. "Siempre veía una casa terrera en la que pegaban en una ventana un dibujo diferente todos los días que para mí eran geniales. Y empecé a pintar de forma compulsiva y no he parado hasta ahora".

En 1965, el pintor grancanario obtiene el título de Maestría industrial y oposita para una plaza de delineante en el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. En 1975 inicia los estudios de Bellas Artes en su ciudad y obtiene en 1980 la Licenciatura en la Escuela Santa Isabel de Hungría de Sevilla, al que siguió el Título de Agregado en la asignatura de Dibujo en Enseñanza Secundaria y el título de Catedrático de Dibujo, desempeñando su cargo en distintos institutos de Las Palmas de Gran Canaria.

Juan Guerra también destaca de sus primeros tiempos como pintor amateur los cinco años que vivió en Agaete donde conoció a Pepe Dámaso. "Yo iba al campo y preparaba los colores con cochinilla. Mi padre nunca me compró pinceles ni óleos, ni conocía la técnica pictórica, pero yo no paraba de pintar. Todavía me veo con necesidad, que todavía hay más", subraya.

Tras acabar sus estudios, y a partir de 1980, Juan Guerra viaja a diferentes capitales europeas, principalmente París, Bruselas y Amsterdam, para ampliar sus conocimientos en el terreno que tanto le apasiona que es el arte clásico.

Su prolífica producción se halla distribuida por múltiples colecciones privadas, tanto nacionales como en diferentes países europeos y del continente americano. Madrid, Barcelona, Holanda, México, Panamá, Argentina, entre otros. Aunque ha realizado técnicas y temas diversos, los principales han sido siempre el paisaje y las naturalezas muertas. El óleo sobre todo tipo de soportes, y el dibujo, han sido siempre el pilar en el que se sustenta su obra. "Mi pintura ha pasado por diferente etapas", señala, "al principio predomina un marcado estilo impresionista. Más tarde mi obra toma un giro más conceptual debido a las corrientes artísticas que conocí durante mis viajes a Europa, pero ahora tiende más al Romanticismo". Es un ejemplo de que el artista siempre se ha dejado llevar por sus inquietudes antes que por lo que demanda el mercado o lo que quieren las galerías.

El 11 de abril de 2013 Juan Guerra fue elegido Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes como reconocimiento a toda su trayectoria. También han sido numerosos los premios que ha recibido, tales como el primer premio de la Tercera Bienal Villa de Teror, el primer premio Nacional de Pintura ciudad de las Palmas de Gran Canaria, el primer premio IV Certamen ciudad de Gáldar, una mención especial III Certamen de pintura de Las Palmas de Gran Canaria, el primer premio II certamen Puerto de la Luz y de Las Palmas, etc.

El artista, que ha ejercido como catedrático de pintura en diferentes centros educativos de la ciudad, se jubiló hace nueve años, y desde entonces se ha centrado en seguir ampliando su conocimiento y técnica, visitando a las mejores pinacotecas y ferias de arte que se hacen con regularidad por todo el mundo.

Compartir el artículo

stats