Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

cómic

La danza macabra

El dibujante argentino Tatúm adapta siete de los relatos cortos de Ambrose Bierce en 'El funeral de John Mortonson y otros cuentos'

La danza macabra

La danza macabra

A pesar de que en nuestro país el escritor y periodista norteamericano Ambrose Bierce es conocido casi exclusivamente por su faceta como creador de cuentos de terror, la mayoría de sus relatos no pertenecen estrictamente a este género literario, sino que se acercan a él al tratar el horror de la muerte o algún elemento sobrenatural. Sorprendentemente, para El funeral de John Mortonson (Edicions de Ponent), selección de cuentos que el dibujante argentino Jorge Isaurralde Gómez (Tatúm) ha realizado de su obra, no ha optado por la faceta más conocida de Bierce, sino por la que aún permanece más inédita a este lado del Atlántico, la de escritor de cuentos macabros.

Acertadamente, el cómic tiene como portada un dibujo de Tatúm que reproduce el retrato que John Herbert Evelyn Partington (1843-1899), miembro de la escuela victoriana de pintores de Mánchester, realizo de Bierce. En él posa con gesto adusto y el ceño fruncido apoyándose en su escritorio, sobre el que hay un calavera. Se trata de una buena imagen para introducir a un escritor cuyos cuentos se caracterizan por el humor negro y un estilo satírico y mordaz que le valió el sobrenombre de Bierce el amargo. La mayoría de estos cuentos son relatos breves, algunos apenas ocupan una página, y otros ni siquiera dos pequeños párrafos.

Los siete cuentos recogidos en este cómic son relatos macabros y como es natural el argumento de seis de ellos está relacionado con la muerte. Tatúm dibuja personajes con rostros afilados y pómulos huesudos que resultan muy apropiados para las historias. Personas enterradas en vida, ejecuciones, cadáveres que no descansan en paz, viudas negras, serpientes con supuestas facultades hipnóticas, son los elementos de unas historias que no dejan impasible a nadie. A pesar de lo tétrico que pueda parecer, todos estos cuentos trasladados hábilmente al cómic en coloridas viñetas poseen la increíble facultad de lograr que nos riamos, o por lo menos sonriamos, de algo tan aterrador como la muerte.

Compartir el artículo

stats