20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Artista

Ramón Miranda: "Hay una inquietud sobre la situación del ciudadano en el Estado Moderno"

Ramón Miranda: "Hay una inquietud sobre la situación del ciudadano en el Estado Moderno"

Ramón Miranda: "Hay una inquietud sobre la situación del ciudadano en el Estado Moderno"

¿Por qué se ha centrado con su obra en denunciar el sistema jurídico norteamericano?

EE.UU. se ve a si mismo como un país libre. Y así se proyecta al exterior, como el que va a llevar la libertad a otros, como la Pax Romana, que llevaba la libertad a través de la guerra. Pero esa es la superficie. En la primera instalación se hago una conexión entre un suceso ocurrido en la Revolución Francesa con las leyes que ahora mismo rigen en EEUU. Pero también hablan de la manera en la que codificamos la violencia ciudadano a ciudadano, la violencia Estado a ciudadano y Estado a otro estado.

¿Qué periodos históricos utiliza para sus instalaciones?

Con cuestiones que van desde la Comuna francesa hasta el 68, a través de protestas estudiantiles en Puerto Rico, Francia. Me interesa el estado moderno en su visión más amplia y ponerla en el contexto del lugar en el que estoy exhibiendo.

¿Tiene que ver su origen puertorriqueño con esa visión crítica sobre la primera potencia?

Puede verse así. Hay que partir de la idea de que, en términos legales, Puerto Rico es un territorio de EE.UU. Por un lado, nosotros tenemos una constitución. Y por el otro, los propios puertorriqueños tienen una ciudadanía estadounidense. Pero se trata de un estado libre y asociado, que es una contradicción en sí, porque tu eres un Estado con tu representación. Pero no tenemos en Estados Unidos representación, un congresista, senadores, que es lo que lo hace una colonia. No podemos votar por el presidente y no tenemos representación en las ramas legales. Votamos por nuestro gobernador.

¿De qué forma ha afectado todo esto a la situación del país?

En que tienes los mismos derechos que cualquier otra persona sólo si estás en EE.UU.. Es una situación parecida a la de Washington DC. En el país hay un desarrollo, las estructuras de carreteara son muy parecidas a las de EE.UU., y hay dinero ya que el país está abierto a ese comercio. Pero cada puertorriqueño tiene una opinión diferente. Hay una constitución y una ayuda económica. Pero la gente compra en tiendas de EE.UU. Es una sociedad de consumo. Es dinero que se marcha, pero que deberíamos mantener aquí.

¿Cómo definiría su obra?

Gira sobre la cuestión de que no hay nada permanente, de que todo se va rompiendo. Está toda conectada. Hay una inquietud sobre el ciudadano en el estado moderno, las leyes y cómo el ciudadano participa. En eso gira toda la obra.

Compartir el artículo

stats