Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las secuelas de la Guerra Civil

Los grandes autores españoles han publicado títulos que recogen con rigurosidad los momentos de la confrontación bélica y sus consecuencias

Si el tema de la Guerra Civil no ha sido tratado con la suficiente amplitud y rigurosidad que se merece en nuestro país en un medio como el cine, afortunadamente, esto no sucede en el noveno arte. Y es que, efectivamente, el cómic está lleno de obras fundamentales que han recogido con la seriedad necesaria algunos de los sucesos más importantes del conflicto que desencadenó en la dictadura de Franco.

En primer lugar, hay que destacar la serie del gran Antonio Hernández Palacios, que estaba prevista para veinte volúmenes y de los que sólo vieron la luz cuatro, Eloy, uno entre muchos (1979), Río Manzanares (1979), 1936, Euskadi en llamas (1981) y Gorka Gudari (1987). En ellos, el creador de Mc Coy refleja, con su impagable y detallista estilo, algunos de los instantes más importantes que dieron lugar al desenlace final. Otro grande, Carlos Giménez, también toma distancia para 36-39. Malos tiempos (2007-2008). El creador de Paracuellos se centra en la vida cotidiana de las gentes, que en las ciudades y los campos de España sufrían el miedo a la muerte, mientras que en Madrid, como en tantos otros lugares, el hambre y el frío, la falta de medicinas y de ropa, y los bombardeos se cobraban su cuota de vidas y destrucción.

Otra historia fundamental es Tormenta sobre España. Sobre guiones escritos por Víctor Mora, una selección de los mejores dibujantes del cómic español y extranjero realizan una obra de la máxima importancia, capaz de actualizar el conocimiento de la intrahistoria de la Guerra Civil española y de quienes la padecieron, en un testimonio de total actualidad.

Muy cercana a La araña del olvido de Enrique Bonet, está Sol Poniente, del también granadino Joaquín López Cruz, una obra sobre la memoria y el amor que aborda la vida de una mujer exiliada en Francia cuando era apenas una niña, y que vuelve al ya casi ruinoso caserón familiar para encontrar, junto con viejas pertenencias de su madre, los fantasmas del pasado. Tres anécdotas independientes, aparecen unidas por unos personajes que van desvelando sus soledades, miedos e ilusiones a lo largo de un periodo crucial en la historia.

Mucho antes de que Paco Roca alcanzara el reconocimiento general con Los surcos del azar, que contaba la historia de La Nueve, la división del Ejército de la Francia Libre formada por españoles durante la Segunda Guerra Mundial, publicó El ángel de la retirada sobre las vivencias de muchos españoles que tuvieron que exiliarse. La acción se sitúa en la colonia española de Béziers, que en el 2009 celebró sus 120 años de vida, que es la más antigua de Francia, y que se creó para defender los derechos de los españoles, a quienes Francia no recibió con flores. Roca muestra que son muchos los que en el sur de Francia intentan conservar sus costumbres, su cultura y su pasado y recordar por qué tuvieron que cruzar la frontera y cómo sucedió.

Otro título desolador es La retirada que aborda el drama individual de una familia separada enmarcado en uno de los episodios más negros de la Guerra Civil: el campo de refugiados de Argelès-sur-Mer. La obra muestra cómo los republicanos españoles que fueron a refugiarse a Francia en 1939, que tuvieron el triste honor de ser los primeros deportados a campos de concentración nazi. Inspirado en hechos reales, algunos de los cuales afectaron a la propia familia del dibujante Eduard Torrents, el guionista Denis Lapière ha escrito un texto en dos partes sobre el duelo, la necesidad de continuar con la vida y la alegría que logra renacer a pesar de las peores circunstancias.

Pierre Christin y Enki Bilal unieron sus talentos en Las falanges del orden negro donde se narra cómo los miembros supervivientes de la XV Brigada Internacional se reúnen en Barcelona cuarenta años después de la Guerra Civil para resolver antiguos cabos sueltos y acabar con esta organización.

Las serpientes ciegas, del guionista Felipe Hernández Cava y el dibujante Bartolomé Seguí, narra una historia de venganzas descrita de forma con la Guerra Civil española y el Nueva York de la Gran Depresión como telón de fondo. El arte de volar del guionista Antonio Altarriba y el dibujante Kim narra la vida del padre del primero de ellos que tuvo un contacto directo con la División Durruti. Nuevas Hazañas Bélicas es una colección de historietas firmadas por el guionista Hernán Migoya, con el concurso de varios dibujantes, y que traslada el estilo de la original norteamericana a España. Finalmente, destacar Un médico novato de Sento, y División azul del siempre sorprendente Fran Jaraba.

Compartir el artículo

stats