Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecos de un pasado ilustre

Autour de Lucie, una de las bandas más importantes de los noventa, regresa con una de las mejores obras de su carrera

Ecos de un pasado ilustre

Ecos de un pasado ilustre

El número de bandas que irrumpieron en los noventa en Francia con una calidad aplastante fue tan abrumadora que el país vecino se convirtió durante bastantes años en el epicentro del indie internacional en detrimento de Inglaterra o Estados Unidos. Autour de Lucie fue una de ellas. El grupo, que parecía haber desaparecido hace diez años tras cuatro fantásticos trabajos vuelve ahora al epicentro de la actualidad musical. Y si bien el tono deliciosamente neopsicodélico, con paradas por el slow y el dream pop de sus primeros discos se ha prácticamente volatilizado en pos de un sonido más tecnológico, en este Ta Lumière Particulière mantiene sus características melódicas totalmente impolutas.

Con la vocalista Valérie Leulliot tan insinuante como sólida en su interpretación como siempre y el multiinstrumentista Sébastien Lafargue añadiendo todo tipo de arreglos siempre apropiados y exquisitos, el disco comienza con Détache, toda una oportunidad para volver a confiar en el pop como principal vehículo de expresión de mensajes contagiosos y vitalistas. Lo mismo sucede en la sensacional Où ça va construida a través de un riff que se repite a lo largo de todo el tema con ese final apoteósico tan propio de las bandas de la primera new wave, o en la envolvente y saltarina Le gout des chardons. El tema que titula el disco es la composición que deberían escribir U2 si la evolución de la banda irlandesa hubiese sido menos mediocre, al igual que en Cheval Étincelle. La delicadeza de sus primeros tiempos vuelven a aparecer en la exquisita OK chaos y en la melancólica Brighton beach. Pero el grupo tiene tiempo de realizar construcciones más complejas en Ilienne y para despedirse con un C'est la que je descend que parece homenajear a François Hardy.

Compartir el artículo

stats