Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AMALGAMA

Matrimonio siglo XXI

Las investigaciones abocan la creación de un programa informático que analiza las conversaciones, los gestos y las palabras elegidas en una conversación de dos cónyuges

La ciencia, más bien, la tecnología, avanza una barbaridad. Hace unos días estaba yo observando un matrimonio, joven, que se prodigaba mutuos reproches, sobre todo ella, que parecía ser poseedora de la razón, cuando le espetaba a él con sarcasmo: "Dice la mosca en el cuerno de la vaca: nosotras aramos". Veredicto de espectador: divorcio o terapia al canto. Pero hasta para eso hay ya mecanismos de avanzadas prestaciones. Me refiero a las investigaciones que ofrecen a los terapeutas el que, a través de la voz humana procesada por ordenador sea posible conocer el grado de deterioro de un matrimonio. Los autores de la investigación son Md Nasir, Wei Xia, Bo Xiao, Brian Baucom, Shrikanth Narayan y Panayotis Georgiou, de las Universidades de Utah y California, quienes han publicado el pasado mes de setiembre un "paper": "Still Together?: The Role of Acoustic Features in Predicting Marital Outcomes". Las investigaciones abocan a la creación de un programa informático que analiza las conversaciones, los gestos y las palabras elegidas en una conversación entre dos cónyuges, de forma que llegan a identificar los sentimientos que revelan sus voces. Este producto ha sido posible con el análisis previo, durante 10 años, de 134 parejas de casados que sufrían de problemas crónicos en su relación marital. El método que se utilizó fue el de dividir en tres fases la observación de un hito que comenzaba en el problema crónico de la relación, seguía con una psicoterapia a los cónyuges de dicha relación, y analizaba la situación a los dos años siguientes a la psicoterapia. Esto dio pábulo a localizar 74 características acústicas en el habla de los interfectos, de forma que el programa informático fue capaz de predecir los divorcios en un 78% de los casos, en tanto que los psicoterapeutas lo hicieron en un 76% de los casos, con lo que la máquina mejoró las predicciones de los profesionales. En el texto científico se descubrió que son más importantes las características acústicas del diálogo a nivel general, que los descriptores de señales concretas, observación que apoya la noción de que el impacto del comportamiento de un interlocutor en el otro es más importante que el comportamiento en sí visto aisladamente. La máquina advierte que las oposiciones lo son más de conjunto que de detalle, cuando se trata de abocar a un final no feliz. Pues es de prever que, a unos años vista, las crisis matrimoniales podrán ser monitorizadas por máquinas establecidas en centro comerciales o tiendas especializadas que, tras el depósito de una determinada cantidad de monedas, y previo análisis acústico de ambos componentes de la pareja, diagnostique si el caso acabará en divorcio o no, facilitando mucha de la burocracia actualmente en vigor y ahorrando, al menos, terapias que "ab initio" están llamadas al fracaso, porque ya de base la relación es robóticamente imposible.

Compartir el artículo

stats