Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una productora canaria recrea los fondos marinos del planeta con realidad virtual

El proyecto de I love the sea desarrolla una tecnología pionera capaz de ofrecer un recorrido con imágenes de vídeo en 3-D - El primer destino es el mar Rojo

Una productora canaria recrea los fondos marinos del planeta con realidad virtual

Una productora canaria recrea los fondos marinos del planeta con realidad virtual

Imagine un viaje a los paisajes más hermosos de los fondos marinos desde la comodidad del sofá. Imagínese con la escafandra de Jacques Cousteau o en el Nautilus de Julio Verne ante un mundo desconocido. Elija un punto de inmersión: las Islas Galápagos, el Caribe, la gran barrera de coral australiana o Maldivas. Le abriga una paz inmensa, el tiempo se detiene, las pulsaciones se reducen sin el peso del cuerpo. Ahora deje de imaginar. Está sumergido en la propuesta sensorial de I love the sea.

La realidad virtual ha dejado de pertenecer en exclusiva a la ciencia ficción. Hoy se imponen las gafas Oculus y la Playstation VR. Pero, el desarrollo de dispositivos inmersivos no está acotado al dominio de Silicon Valley. En Canarias, la productora I love the sea, especializada en contenidos bajo el mar, se encuentra en disposición de comercializar un producto llamado a revolucionar el mercado del buceo.

"Gracias a nuestra propia tecnología cualquier persona podrá ver y disfrutar de los fondos marinos sin necesidad de mojarse", asegura Álex Gutiérrez, socio fundador de esta empresa afincada en Tenerife, junto a Alfonso Escalero. Bajo su propuesta, el usuario, ya sea en el ordenador, en dispositivos móviles o en un formato de realidad virtual, selección un destino entre los fondos más ricos del planeta y una vez dentro elige su propia mirada, el recorrido y los ángulos de visión en un entorno de 360 grados de imagen real. Esta ha sido grabada a través de unas cámaras de tecnología 3-D de producción propia y que, a diferencia de otros productos, no se limita a montar fotos fijas para dar forma a una animación. "Nosotros ofrecemos un entorno real, donde todo, desde el pez, el pecio o la luz es la natural y la que existe en la realidad", explica Álex.

Alfonso y Álex, junto al ingeniero Marcos Latorre, son los responsables de un proyecto que surge a partir de un embrión llamado I Love Santa Cruz, que se propuso fotografías la capital tinerfeña de una manera distinta. Para ello, se sirvieron de técnicas de imagen de 360 grados. Tras descubrir un mundo visual de enormes posibilidades, dieron un segundo paso, con impulso internacional, al que llamaron I love the world. Bajo esta nomenclatura incorporaron el vídeo 360º aéreo, mediante drones. Poco a poco, fueron diseñando y desarrollando sus propios medios y teconología para adaptar cámaras existentes y desarrollar una nueva herramienta de realidad virtual.

El resultado de este trabajo es una suerte de gigante de cuatro ojos que recoge una visión global. A partir de este prototipo que han perfeccionado y el auge de la realidad virtual, según explica Álex Gutiérrez, surgió el interés de inversores privados. "Ahí nos liamos la manta a la cabeza e invertimos todos los recursos que teníamos en desarrollar un proyecto que enseñara, por medio de la tecnología VR de 360º, los principales puntos de inmersión del planeta", explica Álex Gutiérrez.

El primer destino elegido para poner a prueba esta tecnología ha sido el Mar Rojo. Tras un intenso trabajo de planificación y selección de expertos buceadores, se plantaron con un equipo de 18 personas en un la ciudad turística de Hurghada, en Egipto, donde zarparon en un barco que les llevó, durante 30 días a ejecutar la producción del proyecto técnico.

Su equipo de profesionales cuenta con referentes de la imagen submarina, a nivel internacional, como el tinerfeño Francis Pérez, premio a la imagen del año de la Ocean Geographic Society en 2014 y ganador, entre otros, del prestigioso certamen internacional Por el Planeta. Además, está el grancanario Rafa Herrero, naturalista, cámara y realizador submarino, y el también tinerfeño Juan Raya, subcampeón de España de Cevisub 2013. También cuentan con ilustradores, técnicos de vídeo, montadores, expertos en imagen de 360º, ingenieros y editores.

El resultado es ilusionante, según apuntan los promotores del proyecto, que ofrecen varias muestras de su trabajo a través de su cuenta de Facebook y su canal VR de Youtube. "Estamos convencidos de que tendrá un impacto enorme a nivel internacional", señala Álex, sin querer desvelar mayores detalles al estar en medio del proceso de negociación para la comercialización de la iniciativa.

Los responsables aseguran no querer entrar en la batalla sobre si son o no los primeros en poner en práctica esta tecnología. "Nosotros no lo sabemos a ciencia cierta, pero sí es verdad que somos lo primeros que hemos cubierto toda la zona del Mar Rojo con estas herramientas, que son propias. Lo importante es que cuando salga a la luz será una bomba a nivel internacional", asegura. Las utilidades son variadas desde el buceador que busca elegir su próximo destino, como herramienta pedagógica de una escuela que quiera ensañar la vida marina a sus alumnos, como recurso para personas de movilidad reducida o para quien, sencillamente, no quiera mojarse. Los fondos marinos, explica, siguen siendo desconocidos. De hecho existe un 60% del océano sin explorar y esta herramienta permite acercar al gran público a estos paisajes. Pero Canarias tendrá que esperar. Sin financiación, ven complicado abordar esta empresa aunque la sienten como una obligación para el futuro.

Compartir el artículo

stats