Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AMALGAMA

Neuroespiritismo

Resulta filosóficamente interesante que, entre los cientos de miles de investigaciones científicas, también se dirija la atención a estados que pueden señalarnos realidades aparte

En junio de 2012, Volumen 7, Número 11, fue publicado, en la revista de neurociencias especializada PLOS One, el texto de investigación "La Neuroimagen durante el Trance: Una contribución al estudio de la disociación". Sus autores fueron Julio Fernando Peres, Alexander Moreira-Almeida, Leonardo Caixeta, Frederico Leao y Andrew Newberg, de las universidades de Pennsylvania, Federal de Juiz de Fora, Federal de Goiás, y la Thomas Jefferson de Filadelfia. El estudio principal quiso desentrañar el aspecto de la neuroimagen para casos de mediumnidad y espiritismo, lo cual desde el punto de vista psiquiátrico se define como una disociación, ya sea patológica o no patológica. Las neuroimágenes tomadas de los sujetos médium se hicieron por emisión fotónica en tomografía computarizada, a fin de escanear la actividad mientras estaban escribiendo, lo cual se hizo tanto en trance disociativo como en estados sin trance. El análisis del flujo sanguíneo cerebral, al ser inyectados con un trazador radiactivo para capturar la actividad cerebral durante la escritura normal y durante la práctica de la psicografía en estado de trance, tuvo en cuenta a los individuos médium involucrados en estados disociativos y que manifestaron tener comunicación mental con personas fallecidas. Se examinó a cinco médium, sanos y de más o menos reciente incorporación, así como a cinco médium sanos y con una substancial experiencia de entre 15 y 47 años en escritura automática y con una producción de entre 2 y 18 psicografías mensuales. Los médium experimentados mostraron niveles más bajos de actividad en zonas del lóbulo frontal, a la izquierda del cerebro, del hipocampo, del occipital inferior, de la zona cingulada anterior, y en el temporal superior derecho y el giro precentral derecho; esto se detectó en comparación a estados de no-trance, en los cuales la actividad era mayor. Y a su vez, la complejidad de las puntuaciones medias fueron mayores que en los estados de control en casos de expresión escrita oral normal. Las áreas del lóbulo frontal se asocian con el razonamiento, la planificación, el lenguaje de generación, el movimiento y la resolución de problemas, y al presentarse inhibidas quizás reflejan una ausencia de enfoque, auto-conocimiento y conciencia durante la psicografía. Algo así como si quedaran dichas áreas desconectadas por la presencia de una vivencia o experiencia no ordinaria. El contenido producido durante las psicografías implicó principios éticos y destacó la importancia de la espiritualidad. Se puede asumir, dicen los investigadores, si el relax es la explicación de la inhibición de las zonas señaladas debido al procesamiento cognitivo llevado a cabo. Incluso, una especulación es que a medida en que la actividad del lóbulo frontal disminuye, las áreas del cerebro que apoyan la escritura del médium son más desinhibidas (de forma similar al alcohol o drogas) de manera que la complejidad global puede aumentar. De manera similar, la música improvisada se asocia con niveles más bajos de actividad del lóbulo frontal lo cual permite una actividad más creativa. Sin embargo, la música y el consumo de alcohol o drogas son bastante peculiares y distintos de la psicografía. Andrew Newborg señala que "aunque la razón exacta es difícil de alcanzar en este momento, nuestro estudio sugiere que hay correlatos neurofisiológicos de este estado". Resulta filosóficamente interesante que, entre los cientos de miles de investigaciones científicas del planeta, también se dirija la atención a estados que pueden señalarnos realidades aparte.

Compartir el artículo

stats