Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El regreso de una obra de culto

La reedición de un cómic injustamente relegado al olvido por el gran público como Orquídea Negra no tendría nada de especial si no se tratase de la obra de uno de los autores más importantes de la historia del cómic, Neil Gaiman, que la ideó poco antes de crear Sandman. Estamos ante una novela gráfica que además de contar con un relevante guión, que ya muestra muchos de los elementos fantásticos con los que triunfaría el autor inglés, cuenta además con el dibujo de David Mckean con el que repetirá numerosas colaboraciones, y que se caracteriza por incluir una abigarrada paleta de colores que consigue recrear todo tipo de situaciones y atmósferas, dando un toque aún más particular a esa mezcla de dibujo, pintura, fotografía y collage que ha dado ese sello característico a su estilo. Una combinación tan sorprendente que no dejará indiferente a nadie.

Compartir el artículo

stats