Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"La cultura añade significado a nuestras vidas, es la esencia"

Mariana Palomino junto a una de sus obras.

Mariana Palomino junto a una de sus obras. JUAN CARLOS CASTRO

Mariana Palomino (www. marianapalomino.es) es una joven pintora licenciada en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna. Se la conoce especialmente por los murales que ha realizado en varias islas del Archipiélago, la Península, Italia e incluso Brasil. En su muestra Res Nullius, con obras de gran formato, destaca el mensaje de que el hombre ha domesticado todo lo que le rodea.

Su nombre está íntimamente asociado al muralismo. ¿Qué ha supuesto realizar una exposición en la que ha tenido que encerrar su obra en una galería y en dimensiones más reducidas?

Siempre he tenido un contacto directo con el espacio público, mi pasión por la pintura y el dibujo hacen que estas dos sinergias se fusionen de forma natural, que ambas interactúen. De un mural a una exposición el formato cambia ostensiblemente, pero lo interesante es, en ambos ambientes, establecer un diálogo y disfrutar de lo que estás haciendo.

La exposición es una reflexión sobre la naturaleza adulterada, pero su título es una expresión latina utilizada en el ámbito del derecho para designar lo que se encuentra abandonado y carece de dueño o, teniéndolo, no es posible identificarlo. ¿Qué ha querido expresar al elegirlo?

Como bien dice, Res nullius designa algo que no pertenece a nadie, y es denominado así con la intención de hacerlo propio, es una forma originaria de ocupación. Por lo tanto es una expresión que califica el territorio que el ser humano ha invadido sin respetarlo, acabando con su forma originaria.

Sus óleos demuestran una predilección por las imágenes atávicas dotadas de gran simbolismo, pero entre todas destaca el ouroboros, que muestra una serpiente que engulle su cola conformando una forma circular. ¿Qué ha querido simbolizar con esta imagen?

He utilizado el ouroboros para representar lo que simboliza, el ciclo eterno de las cosas, el esfuerzo perpetuo, el eterno retorno, la continuidad de la vida, ya que el ciclo de la naturaleza vuelve a comenzar a pesar de las absurdas acciones humanas que se llevan a cabo para tratar de impedirlo inútilmente.

La última vez que expuso en este centro fue en una colectiva acerca de un sentimiento humano primigenio, el erotismo, pero ahora quiere mostrar la alienación del hombre de sus interacciones primarias.

Es una manera de demostrar que el mundo animal y el humano fueron una vez los mismos, pero ahora están muy alejados.

¿Entonces considera que las imágenes de esta exposición son una reflexión acerca del proceso de adulteración al cual el hombre ha sometido a la naturaleza?

Domesticamos todo lo que encontramos, vivimos en una sociedad más global, sin identidad fija y voluble. Hemos condicionado la naturaleza, hasta tal punto que los animales dependen totalmente de los humanos. Somos responsables del pasado, presente y futuro.

¿A qué cree que se debe el desconocimiento que los canarios tenemos de la rica tradición muralista de nuestras islas?

La cultura añade significado a nuestras vidas, debemos sacudir la crisis que estamos viviendo. Dicho con otras palabras, la cultura representa lo más importante de un pueblo, sus valores, sus raíces, el sentido de pertenencia. Es la esencia de una colectividad. En ese sentido, los centros urbanos de mayor nivel de civilización son los que demuestran menor nivel de identidad.

Compartir el artículo

stats