Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

discos

La sutil vertiente española

El debut del grupo extremeño Súper Cadáver demuestra la idoneidad del castellano en un estilo como el noise melódico

Los integrantes de Súper Cadáver en directo. LP / DLP

Las bandas de noise de este país están elevando el nivel de calidad de este género a posiciones estratosféricas demostrando además la idoneidad del castellano para este tipo de música que tiene un origen anglosajón. El último ejemplo es este cuarteto de Badajoz que con su primer álbum, Triple reverencia, expone uno de los mejores trabajos surgidos a la estela de grupos como My Bloody Valentine o Jesus and Mary Chain publicados en este país en los últimos meses.

Un excelente grupo de canciones que enganchan al oyente desde la primera escucha, que aportan una idiosincracia particular que tiene a las primeras bandas indies como Los Planetas o Surfin' Bichos en primera fila y que cuenta con una producción en la que se encuentran dos verdaderos artesanos de esta música como Pablo Costa y Carlos Hernández.

Las similitudes con Triángulo de Amor Bizarro son evidentes en dos aspectos. El primero en la forma que tiene su cantante de recitar unos versos entre cotidianos, oscuros e inquietantes. Y el segundo en la aparición de su guitarrista, Rodrigo Caamaño, en el tema Los blancos/Espíritu olímpico cuya evolución recuerda a veces a la antológica canción Ardió la virgen de las cuatro cabezas situada en el debut del grupo gallego y que acaba con una dosis de feedback realmente embriagadora. El disco comienza con la contundente California donde el perfecto juego de guitarras anuncia la excelencia de lo que viene a continuación. Otros como El día de la bandera o Pájaros ciegos no hacen sino confirmar esos logros. Destacar Escondite en un foco de luz negra que muestra una admiración hacia los desaparecidos Mil Dolores Pequeños que ya se había materializado en su single de presentación.

Compartir el artículo

stats