Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"Rendimos un homenaje al repertorio 'krausiano"

Óscar Muñoz Correa, presidente de Amigos Canarios de la Ópera, habla de la presente edición y de cómo el Festival se ha afianzado en cincuenta años

"Rendimos un homenaje al repertorio 'krausiano"

¿A qué problemas se enfrenta ACO?

Nuestra preocupaciones son fundamentalmente económicas y de financiación, porque lo que es el proyecto cultural está muy bien definido desde hace tiempo. Una de nuestras principales inquietudes ha sido reducir el déficit

¿Lo han conseguido?

En la mayor parte sí, porque llegó a alcanzar los 500.000 euros, fundamentalmente por la drástica reducción de la financiación que aportaba el Gobierno de Canarias. Tomando medidas drásticas lo hemos reducido a 120.000.

¿Cuáles han sido las medidas que han tenido que adoptar para conseguirlo?

Anteriormente los títulos operísticos eran de cinco cada temporada, pero por la crisis se redujeron a cuatro, sin embargo este año hemos recuperado el quinto. La preocupación fundamental es el aspecto económico que siempre depende de la sensibilidad cultural de quienes están al frente de las instituciones. Ahora hay un apoyo decidido por parte del Cabildo, del Ayuntamiento y de Madrid

¿Qué ayuda reciben de la capital?

Nos apoya con total rotundidad el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, porque el Festival de Ópera de Las Palmas está considerado uno de los mejores del país, de ahí que la subvención que dedica el ministerio sea nominada.

¿Y que ha sucedido con el Gobierno de Canarias?

Su subvención pasó de ser de 700-000 a reducirse hasta 40.000, pero este año hemos tenido la promesa verbal de la Consejería de Cultura de que se comprometerían a aumentarlo, aunque no especificaron el importe. Esperemos que sea cuantioso en relación a lo que aporta, dado además la importante efeméride.

¿Cómo han querido celebrar el 50º aniversario del Festival?

El porqué del formato de esta temporada reside en rendir homenaje a la figura del gran tenor grancanario Alfredo Kraus. Ya cuando falleció, la junta directiva tomó por unanimidad la decisión de llamar al festival, Festival de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus, y para esta ocasión hemos elegido los títulos que interpretó en la primera temporada del festival hace medio siglo, que son La Favorita, de Donizzeti; Rigoletto, de Verdi y Werther, de Massenet, a los que hemos añadido otras dos óperas de Donizetti que aunque no fueron títulos de aquella temporada forman parte del repertorio, permítaseme el neologismo, krausiano, como Lucia de Lammemoor y La hija del regimiento.

¿Qué hay de todas aquellas personas que ayudaron a fundar ACO y el Festival?

Por supuesto fueron muchas personas más, sirva de homenaje desde aquí el trabajo de las distintas juntas directivas, Alejandro del Castillo, Pedro Suarez Saavedra, Gregorio de León y Juan de León, y además mi deseo de hacer constar el esfuerzo y la dedicación de estas juntas directivas gracias a las cuales seguimos aquí.

¿Después de medio siglo, como es la afición del Festival?

Evidentemente la ópera tiene un público de mayor edad, pero se ve acudir a mucha gente joven al Teatro Pérez Galdós, también tenemos acuerdos con distintos institutos y la Universidad, que dan la posibilidad a muchos estudiante a acceder a la ópera.

¿Cómo reaccionan los jóvenes que se inician en la ópera?

Lo que sucede es que acuden con una idea muy elitista de la ópera, pero cuando la ven se produce en la mayoría de ellos una gran sorpresa, porque suelen ser más divertidas de lo que pensaban. En este aspecto juega un papel fundamental el sistema de traducción simultáneo del que dispone el teatro, que ayuda muchos espectadores aficionados a imbuirse en la trama porque pueden comprender lo que se canta en cada momento.

¿Qué otro aspecto presenta esta temporada que la distingue?

Fundamentalmente la edición del libro sobre la historia de ACO, un trabajo importante en el que han participado muchas personas, entre ellas el directivo fundador, también José Sampedro, José Manuel González, secretario de la junta, Ulises Jaén, director artístico de la temporada, y en la que hemos contado con la inestimable ayuda de LA PROVINCIA, que han colaborado con su inmenso archivo.

¿A qué cantante destacaría entre todos los que actuarán?

El aspecto vocal hay que cuidarlo, es una de nuestras características, el público pide traer grandes voces y este año no ha sido ninguna excepción. El cantante mejicano Javier Camarena, que canta en La hija del regimiento tuvo un inmenso éxito en el Teatro Real de Madrid cuando cantó los nueve dos de pecho que jalonan el aria de Ah, mes amis de este misma ópera. El público del Real quedó tan encantado que pidió a aplausos que la repitiese, lo cual ha sido algo tan inusual, que ha hecho historia, porque desde su reapertura en 1997 sólo otro cantante había logrado que un público tan exigente le pidiera hacer un bis, el barítono Leo Nucci, cuando interpretó hace nueve años La vendetta, de Rigoletto.

¿Y del resto del elenco?

El ya citado Leo Nucci, un barítono mayor, que es un milagro que siga cantando. Es un hombre muy ligado a la figura de Alfredo Kraus, con el que interpretó en numerosas ocasiones Rigolletto en una relación de admiración mutua. En Lucia de Lammemoor destacará a la soprano Elena Mosuc, que hace dos años interpretó La Traviata, y que cantará con Paolo Fanale, tenor de gran proyección que está empezando a destacar en el mundo operístico. Nancy Herrera en La favorita, el papel principal una mezzosoprano. Y finalmente en Werther, una de las ópera fetiche de Kraus, a Aquiles Machado, tenor muy querido y que fue alumno de Alfredo.

Compartir el artículo

stats