Este verano, la tipografía es definitivamente una tendencia, como puede verse en declaraciones como las de Maria Grazia Chiuri de Dior -"todos debemos ser feministas", afirmó-, que ha sido de lejos el mensaje político más popular en la Semana de la Moda y se puede encontrar a estas alturas en los armarios de todo fashionista bien viajado.

Pero las declaraciones políticas en el mundo de la moda no son algo nuevo. Si te fijas en la historia de esta tendencia verás que se remonta a mucho tiempo atrás, con el género de camisetas vintage con declaraciones políticas que se veían en los 90 con diseñadores tales como Katherine Hamnett.

Pero volviendo al tema de la logomanía, que tuvo su momento culmen en los 90 con la estética de la contracultura de la clase trabajadora, el hecho de llevar un logo evidente estaba relacionado con algo más desagradable, cosa que es difícil de entender hoy en día dónde nada que sea estrambótico o maximalista se considera cool y hip. Pero, ¿qué quiere decir tener gusto en estos momentos?

Al principio de los 90, se consideraba que quienes llevaban logos grandes y blasonados de marcas deportivas, como Champion o Ellesse, carecían de estilo, clase social y educación; sin embargo, a finales de la década, Burberry, Louis Vuitton, Dior y Gucci, se convirtieron en un símbolo de la riqueza y la propiedad de los nuevos ricos.

Las imitaciones made in China de las marcas de lujo estaban potodas partes; lo que ayudó a que estas marcas se hicieran más llamativas y se situaran en el top del top. Llegó un punto en que los que sabían de qué iba el tema no se ponían nada que mostrara la marca, por puro esnobismo.

Hoy, estas piezas se consideran vintage y han adquirido repentinamente una reputación hipster, como parte importante de nuestra historia de la moda. No hay más que fijarse en las tendencias de este verano. ¿Quién no se ha enamorado del logo en los zapatos de tacón de la temporada Primavera-Verano 2017 de Saint Laurent o del detalle del lacito en los zapatos de tacón de Dior? ¿

Y quién puede olvidarse de una de las f ashionistas favoritas de hoy en día, Veronika Helibrunner, llevando ese abrigo de piel de Gucci con su orgulloso texto embelleciendo la pieza en Milán? Por una vez me quedo con el lema de las camisetas, probablemente las de Stella McCartney o unas un poco más femeninas como las de Prabul Gurung... Aunque con mi atracción por lo brillante, puede que acabe con algo de Ashish...