Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el epicentro del mejor radicalismo

Con su nuevo trabajo, Pablo G. Díaz demuestra que se encuentra en el mejor momento de su carrera. De hecho, este fantástico disco recupera las ambientaciones góticas y pantanosas del primer Corcobado, aunque con desviaciones puntuales, como siempre, hacia los universos de Víctor Coyote Paco ibáñez, o Serge Gainsbourg. Producido por Paco Loco, y a diferencia de los dos anteriores trabajos, el músico aquí da prioridad a las guitarras electrizantes por encima de los pianos y los arropamientos orquestales, como ocurre en títulos tan certeros como Puro y ligero, o Herejes. Todo acompañado de una lírica tan profunda como sobrecogedora.

Compartir el artículo

stats