Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

"Las mujeres no son minoría en la animación, sino en el cine de ficción"

"Nunca me sentí cómoda con la etiqueta de haber sido la ilustradora de los libros de Harry Potter", asegura la ilustradora, animadora audiovisual y directora

La ilustradora, animadora y directora Galina Miklínová, ayer, en la primera jornada de Animayo 2017.

La ilustradora, animadora y directora Galina Miklínová, ayer, en la primera jornada de Animayo 2017. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Cuáles son los principales retos en el tránsito de la ilustración a la animación, que acomete con Los Zampacalcetines ?

En el caso de Los Zampacalcetines ha sido un proceso muy largo, porque publicamos los primeros dos libros y después empezamos a trabajar en el guión de la película. Pero el péndulo entre la ilustración y la animación ha sido una constante en mi carrera. Mis cortometrajes suelen inspirarse en mis libros y, al mismo tiempo, he firmado libros ilustrados a partir de películas o series televisivas para niños. Para mi generación es habitual bascular entre el mundo audiovisual y el literario. Ese trabajo en ambas direcciones es muy enriquecedor porque desde el cine a los libros te permites trasladar cierto ritmo y dinámica visual, mientras que de los libros al cine aplicas cierta precisión y detalle. Además, en los libros, los niños valoran mucho las fases que atraviesan las ilustraciones al pasar de una página a otra, mientras que en el cine les gusta ese continuo animado de un fotograma a otro.

Los Zampacalcetines es un fenómeno en República Checa. ¿A qué cree que se debe su éxito?

Los Zampacalcetines tienen muy buena fama en nuestro país y, como fenómeno, existe hace unos 12 años. La verdad es que se han convertido en una figura muy popular y supongo que engancha mucho con la realidad de que todos perdemos nuestros calcetines por la casa. La gente ha empezado incluso a fabricar sus propios "zampacalcetines". Yo estoy muy contenta, porque los libros se han publicado en 10 países y, en el caso de España, ha sido publicado en castellano, gallego y catalán.

Uno de sus mayores éxitos fue ilustrar los libros de la serie de Harry Potter. ¿Cómo vivió esa experiencia?

Pues fue una experiencia muy divertida, porque cuando me encargaron hacer las ilustraciones para Harry Potter casi nadie conocía los libros. El fenómeno Harry Potter llegó al cabo de un año. La oportunidad fue fantástica, pero luego viví ese encasillamiento de ser "la ilustradora de los libros de Harry Potter" y nunca me sentí cómoda con la etiqueta, porque siempre he hecho y he querido hacer cosas diferentes. Por otra parte, la editorial tampoco me concedió mucho espacio para desarrollar el trabajo tal como yo quería, porque el encargo fue hacer una serie de ilustraciones muy pequeñas.

Volviendo a las pantallas, ¿con qué modelo de animación se identifica más?

Siempre digo que me identifico con un modelo de animación inteligente y que no me importa tanto que se trate de animación en 3D o una animación más clásica, mientras se trate de una historia interesante, bien contada, con personajes bien construidos. En esta ocasión, con Los Zampacalcetines he trabajado en 3D y cada vez me parece un modelo más interesante.

¿Cómo ve situación de la industria de la animación, en concreto, ante la proliferación de posibilidades digitales?

La situación está mucho mejor que hace 17 años, cuando empecé a trabajar en el sector. Las nuevas tecnologías han hecho que el proceso y el acceso sean mucho más fáciles, y que hoy prácticamente cualquiera pueda dedicarse al cine. Nosotros antes filmábamos en 35 milímetros y el trabajo con este formato era mucho más arduo. En el caso de República Checa, el apoyo del Estado a través de programas de subvenciones y becas ha posibilitado un auge en el sector en los últimos años. Por otra parte, la aparición de canales en las redes, donde puedes compartir y difundir tu trabajo sin apoyo de instituciones públicas o privadas, o de televisiones, permite que dedicarse al cine esté al alcance de cualquiera, aunque destacar es más difícil. Un amigo animador me decía que, hoy en día, si no has rodado un largometraje, es muy difícil que te conozcan.

A tenor de la programación de Animayo , dedicada al papel de la mujer en el sector, ¿es más difícil para las mujeres abrirse un hueco en la industria?

Creo que las mujeres no son minoría en el cine de animación, sino en el cine de ficción. Yo percibo que la situación está hoy más equilibrada, aunque, por supuesto, las mujeres tienen que trabajar más y esforzarse más para abrirse paso en una carrera profesional. Sin embargo, creo que cada vez hay una mayor presencia de mujeres y que eso nace de una lucha desde dentro por hacer lo que realmente quieren hacer, y que eso pasa por encima de las barreras externas.

Compartir el artículo

stats