Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mapa del subconsciente

Líquidos, tierras y otros materiales insospechados y hasta secretos que aparecen en la obra de José Luis Santos

Mapa del subconsciente

Mapa del subconsciente

Bucear ha sido una práctica habitual, las burbujas una herramienta de juegos impresos en nuestro subconsciente, el musgo, las rocas, los animales y la espuma han formado parte de nuestra percepción del entorno. Entorno que José Luis convierte en común, nos narra como los recuerdos se convierten en parte indisoluble de nuestra forma de ser cuando dejan de ser eso, recuerdos. La intensidad descriptiva del entorno común que aporta la obra de Santos, se convierte desde mi punto de vista en una seña de identidad o incluso en una especie de mapa del subconsciente de muchos de los que vivimos en esta tierra tan marcada por la potencia que tiene la naturaleza.

Las anécdotas que José me cuenta de su juventud, cuando todavía no nos conocíamos, tanto de la Barra de Las Canteras o del reloj de Galileo, son solo la traslación al mundo lógico, consciente y realista de lo que me aportan sus cuadros. No es solo una interpretación personal de la naturaleza, desde mi punto de vista se trata de un buceo en el subconsciente colectivo, utilizando la impronta que la naturaleza ha dejado en todos nosotros como herramienta de su lenguaje personal.

La narración no es lineal, lógica ni convencional, ataca nuestros sentidos por varios flancos a la vez, lo que a mi modo de ver la convierte en tremendamente contemporánea. Las diferentes lecturas a un tiempo que nos brinda su trabajo proyecta en múltiples direcciones un origen común, colectivo y cierto, porque viene de lo más profundo. Profundidad la suya aparentemente no pretendida, buscada o ansiada, simplemente encontrada gracias a un proceso de muchos años de consolidación de un lenguaje propio. Las margulladas que realiza en cada una de sus piezas traen a la superficie, visiones, a veces lúdicas, otras dramáticas, de un mundo personal muy engarzado en su hábitat.

En esta ocasión ese acercamiento ha tenido lugar con mayor precisión, casi con lupa. Su pintura se ha visto influenciada por la aparición de las Biomorfologías. Su líquidos, tierras y los otros materiales insospechados y hasta secretos que han compuesto su obra tradicionalmente, se han visto forzados a afinar la puntería. La aparición de la sólida madera ha obligado a las etéreas burbujas a ser más precisas y más contundentes. Las Biomorfologías han provocado un avance contundente de sus cuadros.

Esa tentación del mundo de lo concreto ha cogido a José Luis en un momento muy especial de su vida. Momento de cambios que con enorme valentía a aprovechado para inspeccionar una vez más en la relación que los recuerdos más puros tienen con el presente. Y siempre con una actitud casi infantil, alegre y colorista que nos hace prever a los que lo conocemos y admiramos que este nuevo camino tiene aún mucho recorrido.

Deseo que así sea pero que no sucumba a demasiadas tentaciones del mundo consciente. Nuestro ser colectivo precisa de tus narraciones del subconsciente social de este archipiélago para seguir intentando entender nuestro Hábitat.

Compartir el artículo

stats