Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica Homenaje de Promuscan

'Lothar, siempre Lothar', emotivo Memorial Siemens

El salón de actos de El Museo Cario se vió desbordado por la asistencia

El salón de actos de El Museo Cario se vió desbordado por la asistencia al homenaje de Promuscan. "Lothar, siempre Lothar" fue el lema de una sesión profundamente emotiva y cuidada al detalle para rememorar la obra creativa de uno de sus fundadores, inspirador y activista del espléndido logro que hoy es la Asociación. El presidente actual, Ernesto Mateo, anunció para pronto una segunda sesión memorial con composiciones dedicadas a Siemens, así como la gestión de una calle de Las Palmas con su nombre. Conste nuestra absoluta adhesión.

Jesús Fernández inició el concierto con Exhortación ante la muralla (2008), difícil y sorprendente solo de tuba. La soprano Dulce María Sánchez, una de las intérpretes favoritas de Siemens, y el gran pianista Nauzet Mederos abrieron la serie para voz y piano con la impecable lectura de Canciones desde la orilla (1983 y 1996) sobre poemas de Josefina de la Torre.

Alternando con varios géneros, otra soprano muy estimada por el autor, Estefanía Perdomo, y el mismo pianista, bordaron las Canciones de agua y viento (1979-1982). Más adelante, el brillante tenor Gustavo Peña y Mederos con Mederos tres de las ocho canciones de Siemens sobre Saulo Torón (2014). El repertorio "liederísitico"quedó cumplidamente representado en el lirismo de sus piezas amatorias, espirituales o meditativas, todas ellas con el sello peculiar de una armonía tonal/atonal, el desarrollo silábico de los textos, sin adornos melismáticos, y una muy abierta interválica.

Además del de tuba, el catálogo instrumental fue revisitado en otros dos solos: la pianística Escarlatina destemplada (2011) a cargo del excelente Oliver Curbelo; y los Cinco intentos ecuestres para clarinete (2012), virtuosísticos y admirables en la muy bella versión de Laura Sánchez, ambas piezas con los destellos de buen humor que fueron constantes en la vida y obra de Siemens.

Y concluyó el concierto con dos polifonías cantadas por la Coral Ainur, perfecta en fonación y entonación: el bellísimo cierre de los Tristophos de 1975, sobre poema de Sánchez Robayna ( Para el viento nocturno) y el villancico más celebrado e interpretado desde que nació, en 1977, esa joya que es Un canto de alcaraván.

Entusiasmo vibrante del público, en el que se encontraban la primogénita del homenajeado y su primer nieto; la consejera de Cultura del Gobierno de Canarias, María Teresa Lorenzo; y la concejala de Cultura del Ayuntamiento capitalino, Encarna Galván. Emoción intensa, liberada al final por cuantos quisieron y admiraron al inolvidable Lothar Siemens. La Fundación Universitaria, la Schola Cantorum de la Universidad de LPGC y El Museo Canario preparan ya los próximos homenajes.

Compartir el artículo

stats