Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Taller

Pequeños skaters patinan en el CAAM

Orlando Acosta imparte dos clases magistrales para los más chicos

Lo que empezó como una modalidad deportiva nacida en las calles se ha convertido en un deporte en toda regla, que cada vez genera más interés entre los más arriesgados. El skateboarding, que consiste en hacer todo tipo de acrobacias sobre un patín, se presenta como un deporte no apto para cardíacos en los que la habilidad y el equilibrio son los elementos claves. Por ello, en el marco de la exposición Skaters vs Minimalismo, de Shaun Gladwell, el profesor y skater Orlando Acosta impartirá dos clases magistrales a niños y adultos, el próximo 23 de agosto, en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM).

Este proyecto, llevado a cabo por Acosta -con más de 20 años de trayectoria profesional- tiene como objetivo fomentar el aprendizaje y perfeccionamiento de las técnicas del skate entre los adultos y niños mayores de seis años. Además, para que todos puedan participar de esta novedosa iniciativa en la Isla, el acceso a la actividad será totalmente gratuito.

La clase, que es la segunda que imparte el profesor canario, se desarrollará de 18.00 a 21.00 horas en el centro capitalino, y ha generado una gran expectación entre los más curiosos, quienes no han dudado en acudir a la llamada de la iniciativa promovida por el CAAM.

Esta propuesta se enmarca en el contexto de la exposición del artista australiano Shaun Gladwell, Skaters vs Minimalismo, que se exhibe en el centro capitalino hasta el próximo 27 de agosto. El artista, habitual del circuito internacional del arte contemporáneo, es conocido por sus obras de realidad virtual y por sus trabajos con sello personal sobre diferentes culturas urbanas, como la del skate, que proyecta asociadas a la historia del arte y la cultura y los museos.

El skater canario , Orlando Acosta, es ahora el encargado de escenificar lo que Gladwell presenta en el CAAM impartiendo una nueva masterclass que, por primera vez, se realiza en un museo de la Isla.

"El CAAM contactó conmigo porque yo estuve en la inauguración de la exposición que ahora se expone en una de las salas del centro. Ellos sabían que yo daba clases y que tengo una escuela de skate y, entre unas cosas y otras, decidimos dar aquí unas clases de skate para que, la gente que no tiene mucho contacto con este mundo, pueda venir, probarlo y que pueda disfrutar de este deporte de la mano de una persona que pueda echarle un cable para que le sea mucho más fácil", destacó un ilusionado Acosta mientras se acumulaban más y más niños en uno de los anexos del centro de arte moderno.

Pese a que la cara visible de esta iniciativa se configure en el marco de dar a conocer la práctica del patinaje, Acosta señaló que "la importancia de mi trabajo como monitor de skate es que, dada la dificultad de esta práctica deportiva, mi intención es que una cosa que se concibe como difícil, se entienda y se sienta como algo fácil. Que aprendan y se nutran de la técnica, y que si finalmente los alumnos que vienen descubren que les gusta, se adentren en este mundo y que vayan escalonándose poco a poco. Al fin y al cabo, no deja de ser un deporte que tiene su riesgo, pero eso no puede paralizar a la gente".

Al ser un deporte que habitualmente se practica al aire libre, esta iniciativa cuenta con una característica especial puesto que es la primera vez que un deporte como este se desarrolla en un espacio cerrado como lo es el CAAM. "Esto es igual de nuevo tanto para mí como para los niños. A mi me encanta lo nuevo, es todo un reto. La verdad es que este tipo de actividades innovadoras y diferentes las veo perfectas. Es una cosa increíble que, quizás, debería hacerse más veces".

Tras esta acogida por parte del CAAM, ya no solo de la exposición sino también de estas clases impartidas por el profesor canario, podríamos entender que el mundo del skate y del arte han sufrido una especie de fusión. Al ser preguntado por este nuevo vínculo surgido entre dos mundos tan diferentes, Acosta señaló que " desde siempre, los que estamos metidos en este deporte, siempre hemos considerado que el skate ya es arte. Y que los patinadores, somos artistas. Por eso, creo que Shaun Gladwell quiso reflejar en esta exposición que el arte y el skate van unidas. En mi opinión va muy unido, porque es arte moderno a pie de calle. En sitios como Nueva York, Berlín o Barcelona es algo habitual, y que lo estén incluyendo en Gran Canaria me parece fantástico".

Sin embargo, muchos son los que conciben el skateboarding como una modalidad más de calle que como un deporte que , en ocasiones, incluso llega a ser infravalorado. En cuanto a esta cuestión, el skater canario quiso romper una lanza a favor del que es su modelo de vida. "Tampoco creo que esté infravalorado. Creo que al no ser un deporte que mueva tanta gente como lo hace el fútbol, se entiende como algo diferente. Yo relaciono el skateboarding con otros deportes como el surfing o el BMX. En realidad, me gusta que sea así porque sino el skate terminará convirtiéndose en un deporte explotado por las multinacionales, que al final hacen que pierda la esencia. Quiero que siga siendo un deporte que la gente admire porque lo siente y lo vive de verdad".

Pese a que como recalca Orlando Acosta, el skate no es un deporte de masas, en los próximos Juegos Olímpicos de 2020, cuya sede será Tokio, el skate formará parte de los deportes que componen el evento deportivo más importante del mundo. Las grandes marcas apuestan y confían en el tirón y creciente protagonismo del que goza el skateboarding, hasta tal punto de llegar a ser considerado como un deporte olímpico, digno de ser premiado por el arte y dificultad que desprende.

Compartir el artículo

stats