Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chesterton, crítico literario: el montaje de Auden

Antología con los ensayos menos jocosos de un poeta y escritor que prefirió ser un colaborador de prensa

Chesterton, crítico literario: el montaje de Auden

Chesterton, crítico literario: el montaje de Auden

No vamos a pretender que sea el presente un libro que se encarame al número 1 de las listas de ventas, ni que se haga popular entre los lectores ocasionales, ni que no se hable de otra cosa que de sus páginas en las tertulias literarias. ¿Es estrictamente un libro para especialistas, para interesados en el gran Chesterton (1874) o en alguno de los escritores (Dickens, Milton, Stevenson?) que comenta, estudia o critica a las claras? Tampoco. Y la culpa la tiene W. H. Auden (1907), el seleccionador de esta antología, poeta, estudioso y candidato al Premio Nobel. Veamos. En un duro y muy sensato "Preámbulo" que yo incluiría como obligatorio en las academias de articulistas literarios (si las y los hubiere), Auden cuenta su doble razón para no haber frecuentado los ensayos de Chesterton: (1) su reputación de antisemita ("me temo que no es posible exonerarlo del todo"), (y 2) que lo tenía ("como él decía de sí mismo") "por un simple 'periodista jocoso' que escribía artículos semanales sobre asuntos 'graciosos' ". No pocas veces los artículos "graciosos" se escriben por necesidad económica de su autor, pero recuerda Auden, citando a Bentley, que "[para Chesterton] vivir de ese modo fue una elección consciente. Disfrutaba de una posición asegurada como poeta y escritor. Pero prefirió la vida de un colaborador habitual de la prensa". Solo inconvenientes le encuentra el antólogo a esta decisión: "Sus mejores escritos y análisis se encuentran no en sus breves artículos semanales, sino en los libros largos, donde disponía de tanto tiempo y espacio como quisiera". Y, de hecho, escoge muy pocos de los artículos "graciosos" de Chesterton para el libro que comento. Porque "cuando algún asunto le cautiva de verdad es brillante y sin duda uno de los mejores aforistas de la literatura inglesa, pero cuando su imaginación no está enteramente centrada en un asunto puede escribir una exasperante parodia de sí mismo, y eso ocurre con más frecuencia cuando tiene que cumplir con una fecha de entrega". Aquí vemos, pues, un antólogo que antologa aquello que el antologado menos frecuentaba. De modo que -insisto: sin tratarse de un libro para especialistas? es un libro de grandísima riqueza para cualquiera a quien interese un mucho la literatura. Brillantez, oportunidad, lectura a través (o sea, fuera muy fuera de lo trillado), polémica (es difícil estar de acuerdo en Sobre las películas, creo), el Chesterton duro. ¿Aforista? Disfruten con estos inicios de párrafo que, a mi vez, selecciono: "Cobbet no era solo un tipo contumaz con un don para decir lo correcto sobre un asunto equivocado". "Lo primero y lo más justo que puede decirse acerca de Rudyard Kipling es que ha desempeñado un brillante papel en la recuperación de los caminos perdidos de la poesía". [A propósito de Henry James] "Cualquier artista al mismo tiempo individual y completo suscita un tipo de elogios que son una especie de descrédito, e incluso quienes lo sobrevaloran lo infravaloran, pues se suele tender a insistir solo en su arte, y por arte a menudo se entiende solo orden". "Es posible que todavía haya gente en Inglaterra que no adore al doctor Johnson" (quizá el ensayo más divertido por defender como virtud en Johnson lo que los críticos le afeaban como defectos). "Bernard Shaw ha dedicado gran parte de su vida a esquivar a sus seguidores"? Y así sucesivamente.

Compartir el artículo

stats