Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

"Este disco es un llamamiento a los hombres sensibles a levantar la voz"

"El varón tiene que replantearse su lugar en la sociedad, porque los viejos esquemas ya no le sirven", expone la cantante Sole Giménez

La cantante Sole Giménez, en París, su ciudad natal.

La cantante Sole Giménez, en París, su ciudad natal. LP / DLP

¿Cómo nace la iniciativa de conceder voz a "los hombres sensibles" a través de su música?

El proyecto de este disco surgió, en realidad, porque quería hacer un disco de canciones inéditas y quise rodearme de amigos y compañeros de la profesión para que colaboraran en la composición de los temas. Esto no significa que tuviera pensado hacer un disco de duetos, ¡ni se me pasó por la cabeza! Pero en el proceso de gestación del disco, según iba recibiendo las canciones de Pedro Guerra, Antonio Carmona o Víctor Manuel, me dije: ¿Y por qué no voy a grabarlas con ellos, con las voces de estos hombres, todos grandes músicos, que durante toda su trayectoria han demostrado una grandísima sensibilidad? Y así es como se gestó el proyecto final de Los hombres sensibles, en el que, además, quiero demostrar la existencia de los hombres sensibles, que son muchos más de los que se muestran públicamente.

¿Cómo vivió el proceso compositivo después de casi una década volcada en las versiones?

Para mí ha sido un proceso muy bonito y la verdad es que me he sorprendido muy gratamente, porque, en este tiempo, sólo había compuesto alguna cancioncita suelta para alguno de los discos, pero no me había enfrentado a hacer un disco entero de canciones originales. En este álbum hay seis temas míos y estoy muy satisfecha, porque el músculo sigue ahí, así que he podido comprobar que, a poco que una se mueva, reacciona bien. Por lo tanto, estoy muy contenta. Además, yo soy muy autobiográfica, yo compongo para liberar fantasmas y cada canción nace de un proceso de autoanálisis, así que, a nivel personal, también ha sido muy satisfactorio.

¿En qué medida se configura este disco como una llamada a embarcar a los hombres en la lucha feminista?

Los hombres sensibles son un ejemplo de lo que hace falta en la sociedad, que adolece un poquito de la falta de las voces de los hombres más sensatos, más sensibles y más empáticos. Se oyen muchas voces de hombres, pero, en los temas de carácter social, no suele haber un discurso demasiado claro en contra del machismo o la violencia de género por parte de hombres. Entonces, me parecía que un proyecto como este podría estar bien y surge como un llamamiento a los hombres más sensibles a levantar la voz en contra de eso y a favor de la igualdad. Creo firmemente que nunca completaremos el camino de la igualdad plena si no es con la ayuda y con la implicación de los hombres.

¿Cree usted que un sector del feminismo cae a ratos en el maniqueísmo?

Sí, y creo que eso es un grave error. Lo que no podemos hacer jamás es plantear una posible solución pensando en enemigos. Evidentemente, hay hombres que no sólo son enemigos de las mujeres, sino que son enemigos de sí mismos también, y son los peores ejemplos de esta sociedad. Pero, al mismo tiempo, no podemos caer en la dinámica de culpabilizar y estigmatizar al otro y ya está. Al contrario, debemos estar unidos para erradicar la lacra del machismo entre todos porque, si no lo hacemos juntos, nunca lo conseguiremos.

Dice que en los últimos años se ha replanteado el modelo de mujer y que ahora falta replantearse el significado de ser hombre. ¿Este último no ha sabido resituarse en el escenario de empoderamiento de la mujer?

Claro. Yo creo que, en los últimos años, en el caso de las mujeres, ha habido un replanteamiento en parte de la sociedad -lamentablemente, no en todas- y sí que hemos tomado un protagonismo y nos hemos empoderado en muchos círculos que antes nos estaban negados, así como en posiciones sociales y en puestos de responsabilidad en el trabajo. En definitiva, hemos hecho un cambio con respecto al lugar que ocupamos en la sociedad. En este sentido, creo que ese cambio es el que se tiene que replantear el hombre, porque los viejos esquemas tampoco le sirven. Evidentemente, no son los reyes de la creación y, sintiéndolos así, lo único que hacemos es encontrar mucha resistencia y hacer un mundo más injusto. Por tanto, creo que este es el momento en el que los hombres deben avanzar y creo que se están produciendo movimientos en esa dirección.

A la luz del escándalo del caso Weinstein, ¿por qué cree que, durante tantos años, ha ganado el miedo a hablar?

Sin duda, ha existido y sigue existiendo mucho miedo. Claro, cuando alguien tiene poder sobre ti, en este caso no emocionalmente, sino profesionalmente, existen muchos mecanismos de presión que actúan sobre el miedo a perder el trabajo, a que hablen mal de ti y este tipo de acciones que se puedan tomar en tu contra. Entonces, lamentablemente, hay gente que se calla, aunque ahora, por suerte, muchas estén saliendo a hablar.

Muchas letras de la música española en los años 80 irradiaban mensajes machistas. ¿La perspectiva mejora o se recrudece en el panorama actual?

Yo sostengo que la cosa hoy ha cambiado mucho, porque hay mucha más sensibilidad en este sentido. Pero sí recuerdo muchas canciones de la época de La Movida y en años después en la que se dicen auténticas barbaridades, que la verdad es que ni me gusta repetir, porque son tremendas. Y, bueno, eso se produjo en una época en la que había mucha menos sensibilización que hoy y, en ese sentido, hemos avanzado un poco. Pero, por otro lado, también veo que, lamentablemente, tanto en la sociedad española como en la latina, se ha entrado en un juego peligroso con el reggaeton, que cala mucho en los más jóvenes y que ellos mismos parece que no detectan siquiera ni se sienten aludidos, que es lo sorprendente.

¿En España sigue funcionando hoy la música en clave de activismo social?

En mi caso, nunca he sido activista desde al música, sino con mi actitud. Nunca he sido una escritora en el plano de la reivindicación de ciertas cosas, pero siempre he mostrado un discurso claro con respecto a ciertas ideas, como es esta lucha contra ciertas lacras en las que urge posicionarse. Más que considerarme una artista reivindicativa, que también es una manera de llamar la atención en clave positiva, lo que hago es visibilizar ciertos aspectos. Y es lo que debemos hacer todos.

Y a este respecto, ¿cómo se perfila su próximo concierto en la capital grancanaria, en el marco del Día Internacional contra la Violencia de Género?

Me hace muchísima ilusión volver a Canarias en el marco de un compromiso como este por parte de las instituciones. Espero que sea un concierto memorable y, en este sentido, lo único que lamento es no poder ir con banda esta vez, pero espero que se presenten ocasiones futuras en las que poder presentar mi repertorio arropada por el resto de los músicos.

Compartir el artículo

stats