Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Mariza

"Mi naturaleza, donde se incluye África, me ayuda a crear mi propio fado"

"Lo que busco es encontrar mi propio sonido, mi identidad y, naturalmente, evolucionar de disco a disco", confiesa la cantante de fado portuguesa

La cantante portuguesa Mariza.

La cantante portuguesa Mariza. EFE

Su nuevo álbum, Mundo , se basa en un repertorio de fado moderno, pero que abraza muchos conceptos y expresiones del fado, ¿cómo las define?

La base de mi canto es el fado. No creo en etiquetas para la música, para mí existe música buena y mala, trato de hacer la buena. Independientemente de los instrumentos usados, de los idiomas cantados. Obviamente donde me siento mejor es en el portugués, pero me gusta mucho traer a la música que hago diferentes influencias, diferentes palabras y sonoridades con las que me identifico.

¿Cómo ha sido el trabajo con el premiado productor Javier Limón, con el que también trabajó en Tierra , y cómo supo transmitirle la esencia del fado?

Javier ya es más que un productor, es un amigo, un consejero. Creo que existe en nuestras bases una esencia idéntica, por ejemplo el fado y el flamenco son hermanos, en el fondo es el pulso del Mediterráneo. Siento que con la ayuda de Javier he logrado ampliar mis horizontes musicales sin perjudicar la esencia de mi música.

¿Y cómo fue el trabajo con Joel Pina [bajista de fado de 95 años], una de las colaboraciones más destacadas en el disco?

Joel es un músico histórico, que creó un registro muy especial en el fado, es él quien a cierta altura define una nueva sonoridad en el arte de tocar el bajo dentro del fado. Fue una experiencia muy gratificante y un gran honor poder contar con él y su maestría al participar en este disco.

También ha grabado una versión de Alma con Sergio Dalma, ¿cómo surgió esta conexión y cómo se sintió cantando en español?

Sergio Dalma es un gran artista. Alma es una canción que se daba para esta colaboración, que acabó por volverse muy natural. Ha sido un gran honor también poder compartir mi música con un artista con Sergio.

¿Cuál es la conexión de Mariza con España y su música?

Siempre he disfrutado mucho de flamenco y con varios artistas españoles. Conforme expliqué creo que existe esta conexión mediterránea sentida de formas diferentes. Luego la conexión con la música española es inspiradora y muchas veces renovadora, por la forma diferente de sentir y respirar.

El disco Mundo llega en un momento luminoso de su vida, ¿en qué medida se refleja esa luz en las canciones? ¿Cuáles son sus diferencias con respecto a sus discos anteriores?

Es algo diferente. Pero sí, todo eso se traduce en la luz de la que habla. Me siento muy feliz.

¿Cómo ha cambiado y crecido Mariza en la música desde su primer disco, Fado en mí ?

Creo que ha sido un crecimiento natural, buscando siempre nuevos caminos. Más de lo mismo es algo que no me gusta mucho. Lo que busco es encontrar mi propio sonido, mi identidad y, naturalmente, evolucionar de disco a disco.

Usted tiene alma portuguesa, pero nacida en Mozambique, ¿qué es la impronta africana de su música? ¿Y qué otros estilos combina en su repertorio?

África tiene una presencia muy fuerte en todo lo que hago, tal vez sea eso que desde el primer disco me hizo buscar otros sonidos, otras aproximaciones al fado. Me encanta mucho el fado, pero mi naturaleza, donde se incluye esta África de la que hablo, me ayuda a crear mi propio fado.

Usted empezó a cantar fado en Brasil después de muchos años de rechazo, ¿hoy le emociona ser la voz mundial de una música que representa a una cultura entera? ¿Qué significa hoy el fado para usted?

Siento un gran orgullo al pensar que he ayudado a las generaciones más jóvenes a mirar más al fado de forma diferente, así como a divulgarlo por los cuatro rincones del mundo. Durante mucho tiempo sólo los grandes amantes del fado le prestaban atención, hoy tenemos un fado mundialmente reconocido. En Portugal, entre los artistas de mayor éxito, se encuentran varios fadistas. Lo que hace 18 años era sólo una voluntad, es hoy una realidad. Nuestro fado es un gran orgullo para la mayor parte de los portugueses y altamente reconocido en todo el mundo.

El fado se ha internacionalizado a través de artistas como usted, ¿cómo se percibe el fado en el resto del mundo, y en países como Suecia, que visitó recie ntemente?

En estos últimos 17 años he viajado mucho a cantar mi fado. ¡Hemos hecho cerca de 3.000 conciertos por todo el mundo! Es un enorme orgullo percibir que cada vez que vuelvo hay mayor interés y más público en cada ciudad por la que paso. Es también súper gratificante cada vez que llegamos a nuevos territorios, nuevas audiencias y ser tan bien recibida. El fado es hoy reconocido mundialmente, lo que permite llenar salas y cantar en los mejores auditorios del mundo.

Compartir el artículo

stats