20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reina recupera su trono

Morrisey publica un nuevo trabajo muy político, en el que ataca tanto al Brexit como a la Monarquía, con una experimentación inédita en su carrera

Morrisey en directo.

Morrisey en directo. LP / DLP

"No entiendo la admiración de muchos ingleses hacia la monarquía británica, un poco de cianuro en el desayuno nos libraría de esos parásitos de una vez por todas". Eran las declaraciones de Morrisey sobre la familia real de su país en la época del The queen is dead cuando aún militaba en los Smiths y cuando el autor de How soon is now? destacaba sobre todo por soltar todo lo que le pasaba por la cabeza. Y podía hacerlo ya que en los ochenta el que fuera un angustiado e inseguro adolescente más atrás, se había convertido en el artista más admirado de su país. Pues bien, desde la mismísima portada, Morrisey declara que regresa a su tema preferido y que esta vez no va a tener pelos en la lengua. De este modo , cualquiera que lea sus letras con detalle encontrará críticas también al Brexit, los poderes económicos, las fuerzas de seguridad del Estado, o defensas sobre los refugiados o el feminismo.

El resultado, como cabría esperar, es el trabajo más politizado de su carrera donde mantiene el listón de su predecesor World peace is none of your business, aunque sin llegar al nivel mayúsculo de sus esenciales Vauxhal and I o You are the quarry. Pero, sea como fuera, las melodías siguen teniendo el encanto arrebatador del que fuera la mitad de la "mejor unión entre poesía y música de la historia británica", como muchos críticos llegaron a calificar al que fuera su ex grupo.

Y así sucede en este trabajo repleto de canciones redondas con su dosis de nostalgia bien distribuida.

Aparcando momentos duros como la inicial My love, I'd do anything for you con una instrumentación barroca que roza el sonido big band. O los arreglos orquestales que aparecen en la dramática Home is the question mark, el resto de las canciones son melodías de libro sobre cómo construir el mejor pop de tradición puramente anglosajona. Así, los fans de la banda que formara con Johnny Marr se sorprenderán con Jackys only happen when she's up on the stage que tiene la construcción de canciones como The boy with the torn in his eyes. Y encontrarán reminiscencias del disco Strangeways, here we come en las contundentes Home is a question mark o Spent the day in bed. Pero Morrisey tiene tiempo para experimentar en terrenos no muy habituales en él. Así sorprende con un All the young people must fall in love de estructura medio jazzística. O juega con una grandilocuencia en plan Divine Comedy en la contagiosa Who will protect us from the police?. Otro tratado de talento en toda regla.

Compartir el artículo

stats