Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una incursión en la Casa-Museo Pérez Galdós

La directora de la institución destaca cuáles son las 'joyas' del centro que custodia y acrecienta el legado del narrador

Una incursión en la Casa-Museo Pérez Galdós

Una incursión en la Casa-Museo Pérez Galdós

La Casa-Museo Pérez Galdós es el inmueble en el que Benito Pérez Galdós nació el 10 de mayo de 1843, que el Cabildo de Gran Canaria adquirió en 1956, toda vez que fue propósito de la corporación crear un museo dedicado a Galdós en 1954. Al tiempo que se realizan las reformas en el inmueble se procede a la adquisición, en mayo de 1959, del fondo de doña María Pérez Galdós Cobián, hija del escritor, que constituye el núcleo esencial de la colección de la casa-museo. A este se añadirá el depósito de El Museo Canario en diciembre de 1959, donde se custodió el dormitorio de Hilarión Eslava en Madrid, a lo que se sumarán nuevas adquisiciones y donaciones que pasaron a forma parte de la colección del museo, inaugurado el 9 de julio de 1960 por doña María Pérez Galdós Cobián. El ministro de Educación, Rubio García-Mina hizo una visita oficial a la "Casa de Galdós" el 14 de octubre de 1961, siendo recibido por el primer responsable del centro, Sebastián Navarro Jáimez, "recorriendo detenidamente todas sus instalaciones y haciendo encendidos elogios de las mismas". Abierta ya la casa, la primera exposición de dibujos, manuscritos, impresos y misceláneas de don Benito Pérez Galdós se inaugurará en mayo de 1964.

El valor del centro museístico reside, en primer lugar, en el propio inmueble, ejemplo único de la arquitectura tradicional urbana canaria en el enclave del barrio de Triana, que data de finales del siglo XVIII. Contamos, por tanto, con la casa original donde residió el autor desde su nacimiento el 10 de mayo de 1843 hasta su partida para Madrid el 9 de septiembre de 1862, vía Tenerife, en donde se examinó para revalidar el título de bachiller en artes. Para abrir la casa al público se procedió a la musealización de la casa natal con las obras de adaptación a los objetivos museísticos en 1958, bajo la dirección de Santiago Santana y Néstor Álamo.

Entre los objetos que conforman los fondos de la casa -objetos personales obras de arte, fotografías, objetos decorativos que pertenecieron a Pérez Galdós, y muebles diseñados por él mismo- podríamos destacar como joya de la casa el retrato de Galdós realizado por Joaquín Sorolla, amigo de nuestro autor, pintado en 1894, que adquirió el Cabildo de Gran Canaria a los hijos de Doña María en 1973. Junto a este retrato llegó un nuevo lote de enseres personales que la familia tenía en su poder.

Entre los fondos bibliográficos -37 manuscritos de novelas, obras de teatro, 52 galeradas y 9000 cartas- con los que cuenta la casa, patrimonio imprescindible para investigar la ingente obra literaria de Pérez Galdós, servicio que la casa-museo ofrece desde sus inicios a todos los interesados, destacaría la novela Miau, que vino con la primera adquisición del legado de María Pérez Galdós. En la década de los noventa del siglo pasado se compró el manuscrito de Nazarín a la familia de Rafaela González, ahijada de José Hermenegildo Hurtado de Mendoza y Pérez Galdós, sobrino de nuestro autor. Recientemente, en enero de 2018, fueron adquiridos cuatro manuscritos de la segunda y tercera serie de los episodios nacionales.

Legados igualmente valiosos son la colección de dibujos realizados por el propio autor, tanto en su juventud como en Santander, la colección de dibujos que encargó para la edición ilustra- da de los episodios nacionales en 1881 y 1885, con aproximadamente 400 dibujos de los mejores dibujantes españoles de la época y la importante colección de fotografías del autor. Habría que señalar que la casa cuenta, además, con el legado fotográfi-co de Josefina de La Torre, que está alojado en la página de foto-grafías antiguas de Canarias en la FEDAC.

En el plano escultórico, la casa cuenta con la pieza de Victorio Macho que estuvo en el antiguo muelle de Las Palmas, que fue inaugurada en 1939 y que se convertirá en la referencia obli-gada de todos los galdosianos en los homenajes anuales. La es- cultura se encuentra en la sede del museo, en Cano, 2, tras sufrir un periplo por las academias municipales.

Igualmente el centro alberga la biblioteca de Alfonso Armas Ayala, director de la casa-museo desde 1964 hasta 1990. Además del legado de Josefina de La Torre, cuya sobrina donó tras su fallecimiento.

La colección de la casa-museo no se agota aquí. La recreación documentada de los espacios íntimos y domésticos que se muestra a los visitantes está integrada por objetos personales, recuerdos de Canarias o adquiridos en las ciudades en las que transcurrió su vida, además de su biblioteca personal con 3.799 títulos. Con todo ello el visitante puede sumergirse en la cotidianeidad de un escritor de la altura de Benito Pérez Galdós, descubrir sus pasiones, sus aficiones, en suma, su lado más humano.

Compartir el artículo

stats