Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia policiaca pionera con narrador sospechoso

Remoto descendiente de Martín Lutero, el danés Steen Steensen Blicher fue párroco como su padre tras haber probado suerte como maestro y granjero. Sin embargo, el púlpito no atrajo demasiado su atención, concentrada en la caza y la escritura. Conocido de algunos por Donna Leonora, ambientada en España, la mayor aportación de Blicher (1782-1848) a la literatura danesa fue el temprano recurso al "narrador sospechoso" en sus relatos y novelas cortas. Es lo que hace precisamente en uno de sus títulos mayores, El párroco de Vejlby (1829), tempranísima historia policiaca -basada en un hecho real acaecido en el siglo XVII- que, por cierto, valió a Mark Twain la acusación de plagiarla en Tom Sawyer, detective. Estructurada sobre dos diarios, separados en su escritura por dos décadas, la obra aborda el caso de un párroco acusado de asesinar a un criado tras una discusión y? Lo demás sería espóiler.

Compartir el artículo

stats