Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un aniversario muy productivo

En los setenta representaron la parte más accesible y domesticada del punk británico. Pero el decálogo de los escoceses siempre fue cerebral y ambicioso y su germen dio lugar a formaciones tan interesantes como Visage o The Big Country. Disueltos en 1981 tras cuatro recomendables trabajos, la banda se reunió puntualmente para celebrar su 40 aniversario en 2017. Y aquel encuentro ha servido para sacar este Burnig cities que, curiosamente, mantiene la esencia de su sonido. La excepción, sin embargo, son títulos como A world of fire o Up of the moors que se acercan algo más a un power-pop poco convincente que no desvirtúa el interés del trabajo.

Compartir el artículo

stats