Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Brújula

Testamento literario, conciso y monumental, de Bonnefoy

El poeta Yves Bonnefoy abandonó este mundo en 2016, a los 93 años, dejando tras de sí una obra que apabulla tanto por su calidad como por su diversidad. Bonnefoy fue poeta, y grande, pero también compuso ensayos sobre Rimbaud, Baudelaire, Goya, Miró o Giacometti, por sólo citar unos pocos, de igual modo que dirigió un monumental diccionario sobre mitologías y religiones antiguas. Ya en sus últimos compases, dio a las prensas esta concisa autobiografía que es más un testamento literario que un compendio memorialístico. De hecho, la propia génesis del volumen brota en parte de la prosa y en parte del verso, lo que a menudo lo lleva a desplegarse apoyado en mecanismos deudores de una lógica simbólica que se activa por resonancia. El resultado es pura sabiduría basada en la intuición de que "sólo la experiencia del tiempo vivido puede devolverle su vida a la palabra".

Compartir el artículo

stats