Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los consejos del último gurú

Ty Segall desvela sus influencias en el disco de versiones 'Fudge sandwich', y en el año más prolífico de su prolífica carrera con tres trabajos publicados

Ty Segall en directo.

Ty Segall en directo. LP / DLP

Escuchando este disco es fácil adivinar por qué Ty Segall se ha convertido en el cabecilla de toda una generación de nuevos músicos de rock cuyos discursos basculan entre las pautas tradicionales y las nuevas formas más contemporáneas. Porque el genio californiano da ahora algunas pistas de por dónde se ha construido su arquitectura musical. Y es que este Fudge sandwich, el segundo trabajo proyecto con el grupo Coggs, el autor de Sleeper hace un repaso a los clásicos de seis décadas de historia del género que le han marcado profundamente y la convierte en suyas sin que pierdan su identidad original. Además es este año que se cierra, ha sido probablemente el más prolífico de su carrera ya que hemos podido disfrutar de tres álbumes de sus respectivos proyectos musicales y los tres igual de sobresalientes.

Así, a principios de año, Segall daba a luz el maravilloso Freedom globin', uno de sus mejores trabajos hasta la fecha donde, una vez más, realizaba un soberbio ejercicio de rock garaje con la mirada puesta en el glam de Bowie y T Rex, pero también con ciertas pinceladas punks que recordaban a su banda The Muggers, formación que sólo sacó un disco de título homónimo en 2004 muy reivindicable. Por otro lado, el pasado mes de julio el cantante y guitarrista volvía con el grupo White Fences con quien realizaba un segundo trabajo de título Joy en el que mostraba su vena más psicodélica, cercana al nuevo rock californiano de bandas actuales tan incomparables como Thee oh Sees o The Black Lips.

Y, ahora, a punto de finalizar el año, Segall regresa a su tercer proyecto para publicar un trabajo de versiones que, curiosamente, podría pasar por una nueva obra en solitario sin no nos detuviéramos a mirar las autorías en los créditos. Acompañado de Charles Moothart a la batería y guitarra, y el ex Cult's Chris Shaw a las voces, el trabajo empieza con contundentes y fácilmente identificables temas de War, Spencer Davis Group, John Lennon. Algo que se repite con versiones de Neil Young, Gong o Grateful Dead.

Pero donde Segall se crece es con su repaso a los temas de las bandas más de culto. Así, el músico de Laguna Beach se luce en una magnífica Hi it and quii it de Funkadelic donde aprieta el acelerador con una base rítmica y unos riffs de guitarras que desvelan dónde procedían los ejercicios rockeros casi perfectos de trabajos como Lemons o Melted. Y algo similar ocurre con un ruidoso Archangel Thunderbird de Amon Düül II.

Compartir el artículo

stats