Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Elina Garanca

Elina Garanca: "Estoy en un momento de mi vida en que quiero abrazar todo"

La mezzo letona se estrena este viernes en la temporada de abono de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria

La mezzo Elina Garanca. Deutsche Grammophon/Holger Hage

Debuta en la temporada de la OFGC, una formación con la que ha trabajado con anterioridad, en una gala lírica conOFGC Amigos Canarios de la Ópera

Si, yo soy una parte de la programación de abono que ha diseñado Karel Mark Chichon con la Orquesta, y es como una visión de lo que él quiere interpretar con la Orquesta. Vimos lo que podíamos añadir y como estamos grabando un disco [con Deustche Gramophon ] la próxima semana, compartimos las dos cosas, y es un placer estar aquí de nuevo. La primera vez el público estuvo super emocionado, y muy contento. Estoy muy feliz de estar aquí porque estoy en un momento de vida en el que quiero abrazar todo, las cosas van muy bien, y las grabaciones siempre son como un espejo de lo que siento dentro. Y ahora mismo me da la gana cantar canción italiana, española, latinoamericana, y parte eso lo vamos a cantar el viernes.

Supongo que este tipo de repertorio le permite desconectar de los roles operísticos con los que trabaja habitualmente.

Claro, melodramático tenemos suficiente ya con la ópera. Ahora mismo vengo de una producción de Sansón y Dalila, una obra particular, psicologicamente también, con una historia muy triste, y ahora hay que pensar en el amor de una forma más positiva.

¿Por qué su fijación por la canción española, por la zarzuela. Lleva diez años residiendo en Málaga, además de ser la pareja de Karel Mark Chichon?

Es un camino muy largo,desde que era muy pequeña. Mi madre era cantante, y hacía conciertos de lied y de cámara, y la música de Guridi, Obradors, Falla estaba en los programas. Y desde que llegué a España entendía por qué me sentía tan bien. Es una sensación que se produce en el estómago, y no creo en lo que dicen del temperamento geográfico. Eso de que la gente del norte son fríos y los del sur son calientes. Algunas veces he encontrado a italianos que parece que estaán congelados. Y al contrario en el norte. Esto es algo que uno tiene o no tiene, obviamente, pero conociendo a estos autores, a España y preparando este repertorio como Carmen, o las Siete Canciones Populares, de Falla, por ejemplo. Estaba escuchando a Teresa Berganza, a Plácido Domingo o Victoria de los Ángeles, y su repertorio de zarzuela, y una vez que grabé Habanera y buscando mucho de lo que había me encontré muchas cosas, y creo que esta música tiene salir mucho más a nivel internacional.

Usted tuvo el atrevimiento de cantar en el Teatro de la Zarzuela. ¿Le preocupaba la reacción del público o de la crítica?

Ahora si, antes no tenía miedo porque no hablaba tanto en español, siempre tenía miedo por si me olvidaba del texto, pero ahora en cambio puedo improvisar un poquito. Porque el texto hablado por los cantantes en un idioma extranjero es un problema, pero tengo mucha ilusión, sobre todo conociendo la historia del Teatro de la Zarzuela y de grandes que siempre cantaron ahí, de las obras que se representaron, y me dije ¿por qué no? Será muy exótico llevar a una rubia del norte, a ver que tal [risas]. Me gusta el experimento.

En el programa que cantará con la Orquesta Filarmónica se incluye además El sombrero de tres picos,

La conozco muy bien porque es una de las piezas del principio. Es una de mis favoritas desde pequeña, siempre he amado esta música.

Graba en estos días nuevo disco con Deutsche Grammophon

Mis grabaciones siempre son una reflexión, un espejo de como me siento en ese momento. Por ejemplo, Habanera vino cuando compramos la casa en Benalmádena, en Málaga, y estaba enamorada de España, y sigo enamorada, pero ahí quise comunicar todo como me siento. Cuando estaba embarazada de nuestra primera niña, salió romántico, al igual que cuando estaba embarazada por segunda vez; y luego con la noticia de la enfermedad de mi madre, salió un trabajo más de meditación, buscando respuestas, una comunicación para encontrar la paz que vamos a necesitar. Y ahora con todo lo que estoy haciendo con mi vida, incluída la ópera también, me apetece cantar música medio ligera; no es un crossover, pero cosas de Curtis, Lara, música que casi siempre he cantado como bises en los conciertos, y para compensar un poco los papeles de ópera que vengo haciendo, sobre todo ahora de mujeres muy fuertes, celosas y poderosas, entonces en la grabación quería hacer algo menos complicado y comunicar el amor que cada uno de nosotros lleva dentro. Es una parte de música sinfónica en la que yo estoy cantando las canciones en una primera parte y una segunda con oberturas y la orquesta, y alguna cosa más.

Tiene usted ya cerrado el compromiso para debutar en el rol de Amneris, en Aida

Es importante, y sobre todo por hacer Amneris, es la razón por la que yo quería ser cantante. Este papel es lo más bonito y complicado, no complicado a nivel vocal, sino por el carácter del personaje, la música es súper bonita, y me encanta, es como si fuera mi monte Everest. Todo lo que sea después de Amneris será como un extra en mi vida de cantante,y me parece que lo voy a conseguir muy tarde, pero creo que estoy con una voz plena ahora, y ya estamos ahí. Me ilusiona mucho poder hacerlo.

Le queda carrera por delante.

Yo siempre digo que hay que irse cuando uno puede hacerlo, no cuando alguien diga: ¡menos mal que terminó de cantar! Es mi sueño. Y es verdad que tengo muchos planes de futuro. Una vez que has cantado no lo has conseguido todo. Obviamente, son muchos teatros, directores, compañeros y producciones posibles, Este rol [el de Amneris] empieza en Gran Canaria, pero después viene Viena, Londres, el Metropolitan de Nueva York, París,...y es un sueño que todo esto se haga realidad. Y lo que supone estrenar aquí: conozco a Ulises Jaén, a la orquesta, a los compañeros que van a cantar.

La comodidad es importante para una cantante, y no solo en lo que afecta a la producción artística.

Claro, porque cuando estás fuera de casa echas de menos todo, la casa, la familia, tu comida y tu ambiente. Lo mejor es estar donde se quiere estar. Si sufres y estás solo y las cosas no funcionan, mejor no cantar.

Compartir el artículo

stats